Diócesis Trujillo

Jóvenes emprenden misión en comunidades pobres de Trujillo

Momento de oración entre todos los asistentes.
Momento de oración entre todos los asistentes.

Wilfredo Rivera Martínez
Corresponsal Semanario Fides
wilgabcris@yahoo.es
Estudiantes de noveno grado y Primero de Bachillerato del Instituto Católico San Juan Bautista realizan misión en la comunidad de Tesorito, Trujillo, Colón.
Esto con el objetivo de  contribuir con la difusión del Evangelio en las comunidades y además compartir experiencias con niños jóvenes y adultos.
Tesorito es una comunidad muy humilde donde sus habitantes carecen de muchos servicios básicos como, la energía eléctrica aunque la comunidad ha realizado muchas gestiones, entre ellas la de conseguir los postes desde Silín hasta la comunidad.
Los postes ya los instalaron, pero los demás materiales se les ha hecho imposible de conseguir,  porque las instituciones encargadas no escuchan sus peticiones, los jóvenes vienen impresionados por las condiciones de pobreza que viven sus habitantes y mas los niños, pero admirados del carisma de la gente y el cariño con que nos recibieron compartían algunos jóvenes. Muchas veces nosotros tenemos comida en abundancia y la despreciamos, otras personas la necesitan, si nosotros pudiéramos hacer alguna actividad para seguir realizando este tipo de misión con mucho gusto la realizamos comentaban ellos.
El estudiante Lelis Daniel Medina Castrillo nos comparte su experiencia y nos dice: Para mí fue una excelente experiencia junto a mis compañeros al visitar Tesorito. Fue bonito al convivir un momento con los niños, Jóvenes y adultos, fue algo inolvidable.
Desde que salimos de Trujillo se nos dijo que la experiencia era a pié desde Silín a Tesorito ida y regreso, lo primero que experimentamos el montón de zancudos que hay en el camino y al llegar a la comunidad el profesor de religión nos envió en equipos de tres,  por un sector las jóvenes y por otro los varones. Nosotros nos pusimos nerviosos porque nunca nos había tocado compartir la palabra de Dios familia por familia, la primera casa que visitamos nos abrieron sus puertas pero de repente nos salieron muchos perros y le dijimos al profe que no visitaríamos esa casa, pero el maestro nos explicó que había que buscar la forma de llegar que eso es normal en la misión que hasta van encontrar personas que nos rechacen, pero que no nos desanimemos por eso y así fue visitamos todas las casas y a las dos nos encontramos en el templo de la comunidad para desarrollar uno de los temas que nos ofrece la Campaña de la Misión 2014.
Lo bonito fue ver como pudimos interactuar con las personas adultas, ellos nos preguntaban y también nosotros, con los niños hubo momentos que no encontrábamos las formas de poder dialogar con ellos, ya que son demasiado tímidos,  hasta que realizamos algunos juegos y contamos algunos chistes ellos ya comenzaron a darnos su confianza.
Después de concluir las personas mayores nos agradecieron nuestra visita y nos dijeron que no fuera la primera ni la última,  se sintieron contentos en ver que los jóvenes también podemos ser misioneros.
De regreso lo hicimos de igual forma sólo que,  además de los zancudos,  encontramos ganado en el camino y nos pusimos nerviosos porque creímos que eran bravos. Finalmente le agradezco a Dios y al personal docente por habernos permitido vivir  esta experiencia, la cual esperamos volver a repetir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: