Diócesis Juticalpa

Honduras presente en la preparación del Congreso Eucarístico Internacional

Monseñor Bonello junto al papa Francisco.
Monseñor Bonello junto al papa Francisco.

“El encuentro eucarístico internacional tendrá lugar en Cebú, Filipinas, en enero del 2015, país con rica tradición católica”
Corresponsal
Carlos Moreno
cmoreno@unicah.edu
Los congresos eucarísticos mundiales son una asamblea de la Iglesia Católica, que convocada por el Papa, reaviva el amor, el culto a la eucaristía fuente y cumbre de nuestra fe cristiana y para orientar desde allí en adoración al Señor Jesús orientar la misión de la Iglesia.
La Asamblea plenaria que se llevó a cabo en la ciudad de Roma, Italia y reunió delegados de diferentes partes del mundo, contando con la presencia de Monseñor José Bonello ofm, Obispo de la Diócesis de Juticalpa y responsable nacional de Liturgia.
Estas asambleas preparan el caminar de un encuentro mundial, con las experiencias propias de las iglesias particulares de los cinco continentes, ricas en expresiones y  gestos de la adoración eucaristía.
El encuentro eucarístico internacional tendrá lugar en Cebú, Filipinas, en enero del 2015, país con rica tradición católica, en un continente donde nuestra fe es minoría, pero países como Filipinas o Corea del Sur donde estuvo recientemente el Papa Francisco, son un faro de cristiandad que llega a las regiones más distantes del planeta.

DINAMISMO
El encuentro eucarístico que se prepara, es el número 51. Estos se llevan a cabo cada 4 años, siendo el primero en Lile, Francia en 1881; a lo largo de la historia se han celebradoen los 5 continentes y esta sería la segunda ocasión en Filipinas, ya que en 1937 se celebró en Manila, ciudad del oriental país asiático.
Estas asambleas mundiales reúnen católicos de todo el mundo y dan vitalidad a la iglesia universal y local que celebra en torno a Cristo. En ellas se expresa la multiforme adoración de la iglesia, que reconoce en Jesús la esperanza de nuestros pueblos, como lo señaló el Documento de Aparecida.
Esta rica historia, ha impulsado comunidades eucarísticas por todo el mundo, y en Honduras no ha sido la excepción, donde comunidades año a año se suman a la adoración que comunión al interior y vitalidad misionera en la evangelización.
Monseñor José, nos recuerda: “Eventos como este nos debe llevar a vivir las expresiones cotidianas y amorosas que nosotros expresamos al Señor Jesús en nuestra adoración” agregando: “de igual manera nuestras comunidades han de celebrar la Eucaristía con el gozo que lleva el encuentro con Jesús”
De igual manera el prelado, reconoce el papel de los monasterios, los encuentros eucarísticos diocesanos y parroquiales, los grupos organizados especialmente para vivir la adoración eucarística entre otras iniciativas de gran valor para nuestra iglesia hondureña.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: