Suyapa 2018

Nuestra Señora de Suyapa, o Virgen de Suyapa, es una advocación mariana, cuya representación en una estatua de cedro 6.5 cm se venera en la Basílica de Suyapa, en Tegucigalpa, Honduras, donde se mantiene.

Descubrimiento

Existen muchas versiones acerca del descubrimiento de la Virgen de Suyapa. La versión más ampliamente aceptada, es la de su descubrimiento milagroso por parte del trabajador agrícola Alejandro Colindres a finales de enero o principios de febrero en 1747.

Según la tradición Hondureña, Colindres y su hijo de 8 años fueron enviados por su madre a limpiar campos de maíz a la montaña del Piliguín, al noreste Tegucigalpa. Camino de regreso, los atrapó la noche y decidieron dormir afuera. Colindres estaba despierto por un dolor agudo en su costado y se dio cuenta que estaba acostado sobre algo. Versiones posteriores del relato afirman que Colindres, sin ver lo que era, tomó y arrojó lo que le molestaba lo más que pudo, pero cuando volvió a acostarse ahí estaba de nuevo. A la mañana siguiente, Colindres descubrió que había estado durmiendo sobre la estatuilla de una virgen, que luego llevó al altar de su familia en casa de su madre.

No fue hasta luego de 20 años de permanecer en dicho altar, cuando en 1768 se le acreditó a la estatua su primer milagro reconocido y comenzó a atraer la atención del público entero.

Veneración

Luego de su primer milagro, la familia de Colindres comenzó a recaudar fondos para construir una capilla, la cual fue completada en 1777. En 1925, el Papa Pío XI la declaró Patrona de Honduras bajo el título de Nuestra Señora de Suyapa y declaró el 3 de febrero como su día festivo. En la década de 1950 se construyó la basílica próxima a la Ermita, nombrada Basílica de Suyapa. Actualmente, la estatuilla de la virgen pasa en la Basílica de Suyapa y una multitud de personas asisten a verla, tanto de Honduras como de Centro América.