es inadmisible la pena de muerte