Buenas Nuevas

Jesús atravesaba la ciudad…”

PALABRA DE VIDA
En efecto, Zaqueo llevaba una vida gris de burócrata (recaudador de impuestos), pero pasa Jesús y su vida da un vuelvo definitivo.

Tony Salinas Avery
Sacerdote
La historia de Zaqueo es el marco maravilloso del cual bebe este domingo nuestra alma inquieta de Dios. En efecto, toda la narración está construida sobre dos verbos dinámicos: “entrar” y “atravesar”. Pero no podemos pensar que son usados para contar la historia sucedida en las calles de la ciudad más antigua del mundo: Jericó. Todo lo contrario, la trama nos lleva a recorrer los caminos de la vida hacia la salvación.
En efecto, Zaqueo llevaba una vida gris de burócrata (recaudador de impuestos), pero pasa Jesús y su vida da un vuelvo definitivo. Todo lo que él busca hacer y realiza por tratar de ver a Jesús, revela su itinerario espiritual de búsqueda de algo mayor. Dice Lucas que él: “trata de ver”, “corre adelante”, “sube al árbol”, espera que “pase por ahí” y “llega” el momento esperado, ve a Jesús, éste “levanta la mirada” y hace que Zaqueo baje del árbol, para iniciar la aventura espiritual a la que Dios le ha llamado. La historia de Zaqueo, colocada por la Madre Iglesia, al inicio de los últimos domingos que cierran el año litúrgico, nos hacen reconocer, que a lo largo del mismo Jesús nos ha visitado, ha caminado con nosotros por nuestras calles y avenidas, y lo más importante nos ha llamado por nuestro nombre. La actitud de Zaqueo de “bajar rápidamente” y “acoger” a Jesús “en su casa”, cerrando la narración con 15 vocablos de movimiento, revelan para el lenguaje bíblico, la “conversión” del burócrata Zaqueo. Ese sería el gran ideal para todos nosotros al final del Año Litúrgico, permitir que la visita que ha hecho Jesús a lo largo de estos largos doce meses, no nos deje indiferentes, al contrario, haya transformado nuestras vidas de forma tan radical como la de Zaqueo, que devolvió todo lo mal habido y decidió tener desde ese momento una vida nueva, marcada por el bien con que debía servir a sus hermanos.

A %d blogueros les gusta esto: