2019 21-31 oct Iglesia

El padre Ramón Maradiaga: el guardián y restaurador del arte sagrado

PRINCIPAL PADRE RAMÓN ALONSO MARADIAGAEs un autodidacta en el trato de las imágenes y el valor de lo sagrado

El arte y la fe han tenido un vínculo muy cercano a lo largo de la historia. Muchos misioneros, se valieron de las imágenes para transmitir la doctrina cristiana. Este legado sigue siendo un camino, por el cual Dios sigue llamando a sus ministros. Es el caso del padre Ramón Alonso Maradiaga.

Niñez El padre Ramón es originario del centro de Tegucigalpa, se caracteriza por ser sencillo y muy entregado al apostolado. Desde niño, visitaba con frecuencia los templos del casco histórico de la capital y, comienza su acercamiento con Dios, gracias a su abuela, una mujer muy piadosa, devota de San Antonio. El padre recuerda, que inició como acólito gracias al padre Alfonso Tejeda. Es en este servicio del altar, que Dios le va llamando para ser su ministro.

«La religiosidad popular es una herramienta fundamental en la misión, es un medio de evangelización espectacular» Padre Ramón Alonso Maradiaga

Artes Una de las grandes pasiones que ha acompañado la vida del padre Ramón es la restauración de arte sagrado. Inició en este menester, por un accidente. Su abuela tenía una imagen de San Antonio de Padua. Le tenía mucho cariño y devoción y ya les había advertido a sus ocho nietos que “cuidadito me quiebran a San Antonio” confiesa el presbítero. Teniendo 12 años, el padre quebró la imagen por accidente y gracias a que en la catedral estaban restaurando las imágenes, pudo aprender como restaurar la escultura de San Antonio. Fue tan buen trabajo, que nadie notó la diferencia en la imagen. Así comenzó la pasión de este sacerdote por la restauración del arte sagrado.

Motivación En la actualidad, son muchísimas obras las que ha restaurado el presbítero, siendo muchas de ellas, de gran valor histórico y religioso. También incursionó en la elaboración y restauración de esculturas y de pinturas. “La última restauración que tiene la imagen del Señor de la humildad fue obra mía” explica el presbítero.

Ministerio Cuando concluyó sus estudios religiosos, fue enviado a la Iglesia Santa María de la Esperanza a vivir su experiencia pastoral. Fue ordenado diácono y sacerdote siempre asignado a este lugar. Luego sirvió dos años como vicario y de allí nombrado párroco de la misma. Al llegar, esta parroquia sólo tenía un crucifijo y la imagen de la patrona. Poco a poco, ha ido construyendo diversas esculturas para la religiosidad popular y evangelización de la comunidad.

Conozca al padre Ramón Alonso Maradiaga

Nació el 25 de noviembre de 1977 en Tegucigalpa. Su parroquia de origen es la Catedral Metropolitana. El 4 de agosto de 2013 recibe el diaconado y tres meses después, el 9 de noviembre de 2013 es ordenado presbítero. Todo su servicio pastoral ha sido en la parroquia Santa María de la Esperanza. Desde hace casi cuatro años es párroco de este lugar.

 

A %d blogueros les gusta esto: