2019 Entre Café...

Juan Carlos Rodríguez: “El impuesto por combustibles es el tercero más alto de nuestro país”


El presidente de la Coalición Patriótica y arquitecto de profesión ha dedicado su carrera y su actuar a poder conocer la realidad del país y sobre todo a analizar los precios de los combustibles.

FOTO ENTRE CAFÉ

Marco Cálix

www.suyapemedios.com

El también ex presidente del Colegio de Arquitectos de Honduras, nos cuenta un poco de su faceta como estudiante y de cómo ha luchado para poder, con un grupo de personas allegadas, luchar por hacer conciencia en el ahorro del combustible y como los gobiernos de turno deben de luchar por apostar por otras fuentes de energía renovable más barata.

¿Quién es Juan Carlos Rodríguez?

Soy un arquitecto que he crecido siempre con los valores que me han inculcado mis padres, pero sobre todo soy un hondureño de bien para mi patria, lo que me ha llevado a formar parte de varias organizaciones desde la parte gremial y la coalición patriótica y también convergencia ciudadana.

¿Qué recuerdo tiene de su infancia? 

Mis recuerdos son en la sexta avenida de Comayagüela, allí crecí con mis hermanos y mis padres. Jugamos mucho en nuestra casa que era de las casas que tenían un solar enorme. De igual manera recuerdo los días de juegos en el parque La Libertad, eran tiempos más sanos y tranquilos.

¿Qué es lo que le llama más la atención arquitectura?

Desde mi juventud me gustaba jugar carritos, pero no solo era eso sino que hacerles edificios. Con cajas las pintaba y las ponía en una plataforma para hacer estas ciudades complejas. Desde entonces me llamó la atención esta carrera. Lastimosamente en Honduras no estaba esta carrera pero al salir del colegio empezaba y sencillamente me alegré porque pude entrar en este sueño de mi niñez. Pude salir de intercambio y tuve una experiencia diferente, allí pude darme cuenta que las tradiciones de los Estados Unidos, que es donde me fui, la forma de vivir de ellos es parecida a la nuestra.

¿Cómo nace la iniciativa de la Coalición Patriótica?

A mí me invita la doctora Juliette Handal a conformar este grupo porque no se tenía una claridad de precios de combustibles en nuestro país. Yo era presidente del Colegio de Arquitectos de Honduras y sentí que este insumo de las gasolinas, pensé que debíamos luchar por tener costos justos. Entendemos que el engranaje gubernamental es complejo para ver este tema, lo digo porque no hemos tenido la apertura del Estado para hablar de este tema por lo sensible que es, y se nos hace difícil dar información a la población, porque el ahorro de combustible debe de ser prioritario para la sociedad.

¿Por qué se le da tantas largas a la aprobación de la ley de hidrocarburos?

Ya tiene tres años de estar engavetada porque como no es una ley política no les interesa, como en el Congreso Nacional todo lo que tiene ese tinte es lo primero que discuten, es allí donde radica el problema de que no sea discutida. Es una ley con la que tampoco se puede hacer política y quizás pueda discutirse es cuando se vienen las campañas. Cuando hablamos de esta normativa se menciona como manejar las calidades y cantidades de los combustibles que consumimos y de las penas que se tienen que aplicar a los que violenten estas disposiciones.

¿Podría Honduras separarse del uso de combustibles para la generación de energía?

Ese fue un problema grave que estamos viviendo hoy. Desde hace años teníamos una matriz energética de un 75 por ciento de producción de energía térmica y 25 por ciento limpia. Se tomó la excusa de hacer el cambio, pero siento que con esto aprovecharon del país, para hacer negocios, y es por ello que ahora estamos pagando precios altos de este insumo, porque estos contratos eran leoninos. Advertimos de esto, pero no les importó y así se aprobaron en el Congreso. Yo en forma personal le echo la culpa a los gobernantes, porque se pudo parar esto, pero al final se vio que esto era algo pactado y ahora ningún empresario querrá bajar costos. No estoy  en contra de la empresa privada, pero se debe de ganar lo justo sin abusos. Contratos a treinta años y que venimos comenzando porque solo llevamos diez.

 

A %d blogueros les gusta esto: