2019 Break Iglesia

Conozca a la Hermana Belén Peña Orozco


Sor Belén Peña Orozco, una persona que es doblemente feliz ya que por voluntad de Dios es religiosa y además ejerce la profesión que desde su niñez soñaba, la docencia

Personalmente se define como una mujer que le gusta trabajar, abrazar proyectos nuevos y avanzar en la novedad. Sor Belén Peña Orozco, nació en el seno de una familia sencilla y humilde, oriunda de la ciudad de Cáceres en Extremadura, España. Entre sus responsabilidades; es Superiora de la Congregación Joséfina de la Santísima Trinidad-en Honduras- y Decana de la Facultad de Teología de la Universidad Católica de Honduras (Unicah)

¿Qué otros aspectos definen a Belén Peña Orozco?

Soy hija de Dios. Y acentúo esta realidad que considero fundamental en mi vida. Una mujer que ama la vida, trabaja por ella y disfruta con ella. Soy Religiosa Josefina de la Santísima Trinidad, y esto configura mi existencia en su totalidad.

Y de su familia ¿Qué nos puede contar?

Mi padre es una persona ya jubilada, un hombre con grandísimos valores, trabajó desde los 14 años como vendedor de motos. Ahora disfruta de la familia, de la tranquilidad y el descanso. Mi madre es una mujer muy sabia, luchadora, entregada en su totalidad a su esposo e hijos. Mis hermanos: Juan de profesión es veterinario. Javi, el que me sigue, con un sano sentido del humor mezclado con una sabiduría que le hace muy peculiar. Pilar, la pequeña, es una muchacha con una finura y sensibilidad especial, muy amante de la familia.

¿Cómo transcurre su infancia?

Tranquila y feliz, gracias a Dios. Disfrutando de una familia estable. Viví en un barrio sencillo, de gente trabajadora. Criada con niños de la misma edad, jugando, riendo, y también haciendo bastantes travesuras. con austeridad y disfrutando de todo lo que tenía, especialmente de la relación familiar y de amistad.

¿Siempre fue parte de la Iglesia?

Sí. Fui bautizada a los 15 días de nacer. Mi primera comunión la hice en el colegio y la Confirmación en mi parroquia. Me gustó siempre estar vinculada a las actividades de la parroquia y del colegio: catequesis, grupos de oración, de acción social.

¿Soñaba con ser religiosa?

No, en absoluto. Soñaba con ser madre de familia y profesional en el área de la educación.

¿En qué momento se dio el llamado vocacional?

Fue en un retiro de fin de semana, el sacerdote nos propuso orar desde la vocación de Jonás y en ese contexto, me preguntó si yo quería ser religiosa. Directamente le dije que no y me vi totalmente reflejada en Jonás, no quería y no quería, fue una resistencia grande. Pero a la vez era una gran atracción; ya no había marcha atrás. Él había dado respuesta a mi pregunta: ¿Qué voy a hacer en mi vida?

¿Cuál fue la respuesta de su familia?

En un principio hubo mucha resistencia de mis padres porque tenían otros proyectos o sueños sobre mi vida. A mí me costaba mucho hablar del tema porque sabía que ellos lo sufrían, así que opté por el silencio hasta que ya les informé que había solicitado el ingreso en el Instituto.

¿Cómo se facilita su presencia en Honduras?

Al terminar mis estudios me destinaron aquí. Había una comunidad de tres hermanas y me uní a ellas. Era un momento oportuno para asumir un destino fuera de España, pues mis padres eran jóvenes, y así se lo manifesté a la Superiora General del momento.

¿Cómo se vincula a la Unicah?

En el 2004 comencé a colaborar dando clases en la maestría en Teología Espiritual. Después me propusieron iniciar la licenciatura en Teología Pastoral, luego las autoridades universitarias tuvieron a bien solicitar la responsabilidad de la decanatura y en eso estamos principalmente.

¿Cuál es su mayor responsabilidad en la congregación?

Es ser hermana, vivir el Evangelio encarnado en nuestro carisma concreto con tropiezos, debilidades y aciertos gracias a Dios y la ayuda de mis hermanas de Instituto y de comunidad.

A %d blogueros les gusta esto: