Homilia

“Si uno de ustedes tiene cien ovejas y se le pierde una…” “Si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una…”


Homilía del Domingo 15 de Septiembre de 2019
“Si uno de ustedes tiene cien ovejas y se le pierde una…” “Si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una…” (Lc. 15, 1-32)
En Jesús se nos revela la compasión de Dios sobre el ser humano: en el mundo el que vivimos, en que dos terceras parte de la humanidad pasan hambre, el motivo para trabajar por la justicia es el amor y la compasión por los que sufren.

Las dos parábolas del Evangelio de hoy nos revelan el rostro de Dios que se manifiesta en Jesús. él, al contar estas parábolas, nos está diciendo: así es Dios, Dios nos ama y cuida así de cada uno de nosotros y de todo ser humano.
En las dos hay algo que se pierde (una oveja, una moneda) y se vuelve a encontrar. En las dos las protagonistas convocan a sus vecinos para hacerles partícipes de su alegría.
En la parábola de la oveja perdida resulta llamativo que el pastor deje a las noventa y nueve y se vaya tras la perdida… ¿Por qué el pastor deja a las noventa y nueve y busca la perdida? Desde el momento en que una se ha perdido, ésa absorbe toda la preocupación del pastor. La oveja perdida, ella sola, difícilmente logrará encontrar al pastor. Por eso hay que ir a recuperarla. Va a buscar a la perdida. Dios nos busca siempre, incluso cuando estamos “perdidos”. “El Hijo del Hombre ha venido a buscar lo que estaba perdido” (Lc. 19, 10). Lo que en nosotros está perdido o nos parece que está perdido… Jesús nos viene a decir que los “perdidos” pertenecen a Dios; Él los busca apasionadamente y cuando los encuentra su alegría es grande.
Llama la atención en la parábola el detalle de que el pastor al encontrar su oveja, “la cargue sobre sus hombros” … Cuando se dice que el pastor “carga sobre sus hombros” a la oveja encontrada, está expresando una imagen de la vida cotidiana de Oriente. Una oveja perdida del rebaño, se echa agotada en tierra y es imposible hacer que se levante y camine. No le queda al pastor otra solución que llevarla encima, “colocándola sobre sus hombros” … Así es como el amor de Dios sostiene nuestra vida… Esto refleja, de alguna manera, el “retrato” que Jesús hace de Dios: Dios es sólo amor y ternura que cuida de nosotros. Él carga sobre sus hombros nuestra vida, lo que nos pesa demasiado, nos retiene y nos pierde.
El texto del Evangelio dice: “hasta que la encuentra”, esta frase “hasta que la encuentra” indica que la búsqueda de Dios no tiene límites. Las búsquedas de Dios solo terminan con el encuentro. El amor de Dios es obstinado, tenaz, perseverante. Nunca dice: “ya está bien”.
También hay que subrayar la alegría del encuentro: “al llegar a casa, reúne a los amigos para decirles: “Felicítenme porque he encontrado la oveja que se me había perdido”. Además, la oveja perdida es la predilecta. El texto griego utiliza el posesivo “mi oveja perdida”; “Felicítenme”, mejor es traducir: “Alégrense conmigo”. El pastor no puede guardar para sí la alegría del encuentro. Siente la necesidad de comunicarla, de compartirla con los vecinos y con los amigos. En esta parábola Jesús celebra un Amor que vence todas las previsiones pesimistas; un Amor que no se rinde nunca. El protagonista de la parábola es el pastor que es Dios y su misericordia. En el fondo de esta parábola late el gran amor de Dios hacia nosotros: Dios que no abandona nunca a nadie. Dios que nos busca siempre, el amor de Dios es la mayor garantía de nuestra vida. En la parábola de la moneda perdida se pone de relieve lo mismo. La mujer no se resigna: revuelve la casa, la barre cuidadosamente, rebusca por todos los rincones, hasta que (como en la parábola del pastor) encuentra la moneda. “Felicítenme porque he encontrado la moneda que se me había perdido”. La preocupación por la moneda perdida, el empeño en buscarla y la alegría de encontrarla reflejan también cómo es el Dios que se nos revela en Jesús. Jesús muestra a un Dios que ama a todos, sea cual sea su conducta y que nos busca siempre… Solamente, el amor de Dios, presente en Jesús, encontrará a los hombres y mujeres perdidos sin remedio.
Estas parábolas ponen de manifiesto que el amor incondicional de Dios va más allá de todo lo imaginable. Él toma la iniciativa de salir a nuestro encuentro y de buscarnos (como el pastor y la mujer). Para Él somos valiosos. No somos uno más, cada uno de nosotros somos únicos y Dios nos ama así. Esta revelación que Jesús hace de Dios es realmente impresionante y que los cristianos no teníamos que olvidar nunca: por muy perdidos que nos encontremos, por muy fracasados que nos veamos, por muy culpables que nos sintamos, siempre hay una salida; es decir, nadie está perdido nunca en esta Tierra. Cuando nos encontramos perdidos, una cosa es cierta: Dios nos está buscando: ésta es la Buena Noticia del Evangelio, este es el Rostro de Dios que se nos revela en Jesús: Dios es Alguien que busca precisamente a los perdidos. En estas dos parábolas se subrayan de manera desconcertante la misericordia de Dios en favor de los marginados y despreciados de aquella sociedad y de la nuestra. La mirada de compasión que Dios tiene sobre nosotros, sobre cada uno de nosotros. Es también la expresión de la ternura maternal de Dios: Dios es compasión y ternura. Estas parábolas descalifican también un mundo dividido en dos frentes: el de los justos, y el de los pecadores. Un comentarista del Evangelio en los primeros siglos, escribía: “Dios no puede más que darnos su amor”. El Dios de Jesús rompe nuestros esquemas… nuestra lógica, nuestras normas y nuestras costumbres. Su forma de ser y de actuar (revelada en Jesús) pone en entredicho nuestros valores, nuestras visiones y nuestra conducta… Pero, sobre todo, Dios nos revela su amor que nos busca ahí donde estamos (aunque estemos perdidos) y encuentra en nosotros toda su alegría. Jesús es la mirada del Padre llena de ternura sobre cada ser humano, Jesús es el abrazo del Padre lleno de dulzura sobre todo el que está perdido y roto. Jesús es el Pastor que cruza las montañas y atraviesa los caminos buscando al que se ha perdido. En Jesús se nos revela la compasión de Dios sobre el ser humano: en el mundo que vivimos, en que dos terceras parte de la humanidad pasan hambre, el motivo para trabajar por la justicia es el amor y la compasión por los que sufren. Hoy, tal vez, podemos decirle: “Señor, Tú has venido a buscarnos a lo largo de los caminos de nuestras huidas y cuando estamos perdidos. Concédenos contemplar tu rostro de misericordia que nos busca siempre. Danos tu mirada de amor capaz de curar las heridas de nuestro mundo”.

A %d blogueros les gusta esto: