Editorial

Amor a la patria

Editorial del Domingo 15 de Septiembre de 2019
Amor a la patria
En todas las ciudades del país, los alumnos se encuentran realizando el desfile de independencia.

Hoy es el día cívico más importante para los hondureños. Celebramos el 198 aniversario de la Independencia de España, y además el nacimiento de nuestra Honduras como República: libre, soberana e independiente.
Con Honduras nos une un profundo amor patrio. Son vínculos jurídicos, culturales, históricos y afectivos. Lazos que surgen desde lo más profundo de nuestro corazón, por ser la tierra en que nacimos, hemos crecido, nos educamos y donde hemos encontrado la historia de nuestros ancestros y la constitución de nuestra familia.
Precisamente, por eso la llamamos “patria”, palabra derivada del latín “patrius” y que se refiere a que a esta tierra pertenecen nuestros antepasados.
El “amor a la patria” es el valor cívico que se aprende en la familia, se solidifica en los centros educativos y que da fruto en la madurez, cuando actuamos con solidaridad y generosidad, con los compatriotas más necesitados.
Nuestro amor a la patria no es solo un asunto determinado por la historia, la cultura y la tradición, sino que, además, existe el vínculo afectivo, determinado por los familiares ascendientes y por la raza, que dan al individuo un sentido de pertenencia a una tierra y a una nacionalidad específica.
Condiciones que percibe como cualidades trascendentes, por haber conocido, en el seno de su hogar y en vivencia de familia, a un Dios vivo, de quien se siente modelado a su “imagen y semejanza”. Y cuyos valores incorpora a su persona para abrirse a buscar las soluciones a los problemas de la sociedad, como la violencia, la pobreza, y enfrentar la figura del “hombre light” (el hombre carente de valores) que solo busca su propio provecho y su propio bienestar.
Es preciso señalar que el tejido de la sociedad no es algo que pueda obtenerse de una vez por todas. Continuamente necesita ser restaurado, re-tejido. Es un factor dinámico que está continuamente en desarrollo. Los impactos de las varias corrientes culturales, políticas y económicas del momento, repercuten sobre el tejido social, le dan solidez o lo deterioran. La calidad del tejido social repercute sobre cada una de las personas.
Todo ciudadano hondureño está obligado a contribuir en la construcción permanente de la sociedad, especialmente los que asumen funciones en la vida pública. La sociedad requiere del mantenimiento del Estado de Derecho, cuya soberanía reside en el pueblo, de donde surgen todos los poderes del Estado, que se ejercen por representación por los ciudadanos, que son electos democráticamente.
La historia de nuestra patria, está llena de vida de los hondureños que lucharon, en el fiel cumplimiento de su deber, cívico, político y militar, por hacer de Honduras una nación pacífica y democrática. Son gobiernos cuyas ejecutorias marcaron progreso en el país, pero que, por razones de rivalidades políticas, su obra gubernativa no fue apreciada. En este día. En todas las ciudades de Honduras, unidos en el amor a la patria, los alumnos de secundaria se encuentran realizando el tradicional desfile de independencia,
junto a ellos, los bomberos, policías, médicos y paramédicos, les acompañan desde muy temprano en la madrugada. Ellos están ayudando a que todo salga bien en los desfiles estudiantiles, y que resulten ser un merecido homenaje a la patria.
Hoy es el día en que los hondureños rendimos honor a los símbolos patrios: la bandera azul y blanco con sus 5 estrellas en su “fondo sagrado”; la música y la letra del himno nacional que hacen vibrar de emoción a todo hondureño; el escudo nacional pleno de imágenes que recuerdan la variedad de recursos y la riqueza de la nación.
Viene hoy a la mente una copla que se cantaba en la escuela primaria: ¡Que dicha tan grande nacer en Honduras! como lo desearan todas las criaturas” Aconsejaba con sensatez el Señor Jesús: “Todo cuanto quieran que les hagan los hombres…háganlo también ustedes a ellos”

A %d blogueros les gusta esto: