2019 Familia

 “Los valores no se han perdido”


A opinión del padre Javier Martínez, especialista en moral y ética, nuestra sociedad atraviesa grandes cambios, a nivel cultural, social, político y económico, los cuales influyen de manera significativa en la vida de las personas. En este sentido, la constitución Pastoral Gaudium et spes en su numeral 4, nos recuerda el momento en el cual se encuentra la humanidad, «… en un nuevo período de su historia, en el que profundos y rápidos cambios se extienden progresivamente a todo el universo, (cfr. GS n.4)».

Estos cambios condicionan los valores y llevan a manipular la conciencia, con el intento de impedir a la persona el libre ejercicio de su libertad, llevándolo a lo irracional y acrítico. Es decir, la persona de frente a tanto cambio busca replantearse una perspectiva, una nueva conciencia que emerja como respuesta a la situación que vive y comienza a sustituir su escala de valores, dejando de vivir y practicar aquellos valores adquiridos en su familia, y asumiendo los que la sociedad le presenta.

No cabe duda que la crisis que la sociedad experimenta le hace entrar en una crisis de valores, a la que nos referimos no solo como una pérdida de valores, sino a la tendencia de dejar a un lado o incluso a rechazar los valores establecidos, aprendidos desde la niñez, ya que estos para la persona no vienen a ser simbólicos, ni significativos. La persona o el joven de hoy, no se siente identificado, ni cómodo con los valores que se le presentan, ni los asocia con su manera de pensar, por eso, los deja de vivir, y asume nuevos valores que muchas veces son considerados anti-valores.