Caminar Punto de Vista

Economía de la rosquilla

El recurso humano debe ser la materia prima fundamental, no la herramienta sustituible para sacar provecho.

José Nelson Durón V.
Columnista
Kate Raworth, Académica de la Universidad de Oxford, publicó su Tesis de la economía de la dona o de la rosquilla, Doughnut Economics, que plantea la necesidad de repensar el desarrollo a partir del replanteamiento de organizaciones, empresas y procesos, poniendo en el “corazón económico a las personas y al planeta Tierra, dos variantes que han permanecido durante años en el ostracismo, sepultadas entre números, ecuaciones e indicadores”. El recurso humano debe ser la materia prima fundamental, no la herramienta sustituible para sacar provecho, sino el pilar de todo el proceso productor de ganancias en favor del bien común. El recurso humano no debe solo realizar esfuerzos, sino ser parte inicial y final del proceso, incluidos los beneficios. Y todos los procesos orientados al respeto y conservación de la naturaleza, creada para el servicio del ser humano. Oren Lyons, jefe de la nación iroquesa onondaga, dijo a los alumnos de la Universidad de Berkeley: “A lo que ustedes llaman recursos, nosotros los llamamos nuestros parientes. Si pudieran pensar en términos de relaciones, los tratarían mejor, ¿verdad? Recuperen la relación, porque ese es el fundamento de su supervivencia.” Repensar la responsabilidad social empresarial no como una porción sustraída de una ganancia lograda y repensar más bien a la empresa como fuente del bien común, con responsabilidad humana y ecológica que pertenece y beneficia a todos los involucrados en el proceso. Sería como invitar no solamente a comer, sino a adquirir, organizar, elaborar, distribuir y gozar los alimentos. “Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque puede ser que ellos te inviten a su vez, y con eso quedarías recompensado. Al contrario, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos y a los ciegos; y así serás dichoso, porque ellos no tienen con qué pagarte; pero ya se te pagará, cuando resuciten los justos”. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

A %d blogueros les gusta esto: