Editorial

Impulsar la vivienda


Editorial del Domingo 25 de Agosto de 2019
Impulsar la vivienda
El Estado debe diseñar políticas sociales que conduzcan a todas las familias, a contribuir en el impulso del bien común, la justicia social y el desarrollo nacional.

El Gobierno hondureño está tratando de financiar viviendas para familias de escasos recursos, con el ánimo de mejorar las condiciones de vida de muchas unidades familiares, y a la vez, crear nuevos puestos de trabajo.
De hecho acaba de hacer una nueva colocación de dinero en el mercado para estimular inversiones y así construir vivienda de clase media, con un valor entre L 800.000 hasta L 2,2 millones.
Se trata de un nuevo proyecto que será ejecutado por la agencia gubernamental CONVIVIENDA (Comisión Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos de Honduras), cuyo préstamo tiene una tasa de interés del 8.7%, lo cual resulta ser asequible. De manera que el Gobierno, a través de Banhprovi, ya puso a disponibilidad de los hondureños, estos recursos para la construcción de vivienda de clase media.
Se trata de un aporte adicional, pues el que se le dio a Convivienda al principio del año 2019, ya fue invertido en la construcción de viviendas que están siendo adjudicadas a clientes de bajos recursos económicos. Haciendo factible la protección de las familias que han tenido la oportunidad de adquirir su propia vivienda, lo cual forma parte de la seguridad de sus miembros, desde el punto de vista social.
Por ser un programa de vivienda social está sujeto a ciertas regulaciones, como el hecho de que los cónyuges no podrán hacer uso del mismo por separado, o solicitar otro préstamo, si ya fue favorecido previamente con uno.
Si se logran colocar esos L 1,200 millones en vivienda de clase media se dará una buena ayuda a muchas familias hondureñas, y se generarán muchos puestos de trabajo durante el período de su construcción, ayudando así a centenares de desempleados.
Hay que tomar en cuenta que el esfuerzo que realiza el Gobierno a través de este programa de Convivienda, es adicional al trabajo que realiza la empresa privada por medio de las Instituciones que están dedicadas, al ramo de la construcción, financiadas por la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias.
El financiamiento de vivienda por AHIBA en los primeros seis meses de este año se dieron por el –sistema bancario y cooperativas: 5748 créditos, distribuidos así: 2215 destinados a vivienda social; 2066 para vivienda de ingreso medio y 767 para clase alta.
El objetivo del nuevo financiamiento del Gobierno, es beneficiar a 1200 familias con una casa de clase media, y se le ha denominado al programa “el sueño de ser dueño”, Los fondos provienen del Banco Central de Honduras, de un fideicomiso, que será administrado por el Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi).
El financiamiento que el Gobierno puso en disponibilidad en Convivienda, a principios de este año, fue invertido en la construcción de unidades habitacionales, que despertaron una gran demanda y crearon varios puestos de trabajo. Debido a ello, se ha decidido la continuación del programa de construcción de vivienda de clase media.
El presidente de la República ha hecho un llamado al Congreso Nacional para que se pueda aprobar la Ley de Vivienda, sobre todo porque ya ha sido discutida en dos debates, La Ley es necesaria para que las políticas y los programas de vivienda sean una actividad permanente, cualquiera que sea el Gobierno que ostente el poder de la nación.
Y es que es deber del Estado suplir, velando por el estricto cumplimiento del principio de subsidiaridad, las necesidades de las familias en lo relativo a hogar, salud y también Educación. El Estado debe diseñar políticas sociales que conduzcan a todas las familias, a contribuir en el impulso del bien común, la justicia social y el desarrollo nacional.
En cuanto a vivienda familiar, se tiene derecho a un hogar, moderno y bien construido, adecuado para una convivencia armónica de la vida familiar, en un ambiente sano y con una adecuada dotación de los servicios esenciales.
El Señor Jesús afirmaba con certeza: “Si tienen fe y no vacilan…todo cuanto pidan en la oración les será concedido”.