2019 Iglesia

Dios lo libra de ser guerrillero para enviarlo como misionero


El padre Jorge Castillo, 13 años de un ministerio dedicado a la evangelización

PRINCIPAL PADRE JORGE CASTILLO.JPG“El que quiera ser grande, que se una a la misión” esta es una expresión que constantemente repite el presbítero Jorge Castillo y que resume el sueño de su vida, ser misionero. El padre Jorge, es el actual director arquidiocesano del as Obras Misionales Pontificias en la Arquidiócesis de Tegucigalpa.

Llamado Es originario de un pueblito cafetero llamado Ciudad Bolívar en la región de Antioquia, Colombia. Desde muy pequeño, asistía a la Eucaristía y servía en su parroquia como monaguillo y lector. El ejemplo de su abuelo, don Crisóstomo y de su párroco, el padre Palemón Restrepo, marcaron su camino y fueron determinantes en el discernimiento de su vocación. Recuerda que su abuelo, “En las tardes, leía el periódico y la Biblia y al día siguiente, les hablaba a sus trabajadores de lo que había leído en la Biblia, iluminando la realidad del periódico y él le predicaba a la gente en el trabajo”.

Disposición Comprendiendo que el proyecto que Dios quería para su vida, era el sacerdocio, el padre Jorge Castillo comienza sus estudios de filosofía en un seminario internacional, sin estar adherido a ninguna diócesis. Para la teología, se inserta en una diócesis misionera, en donde empieza a desarrollar su vocación misionera. En una de estas visitas pastorales, siendo seminarista, fueron detenidos por la guerrilla que imperaba en esos años en Colombia. “Nos pararon, nos bajaron y nos iban a dejar” confiesa el presbítero, ya que, al ser jóvenes, son candidatos idóneos para ayudar a combatir, iban a caer en esa realidad, pero gracias a una monjita que “peleó” por ellos, los dejaron en libertad. “Ella les señaló que nosotros éramos de la Iglesia. Gracias a su insistencia los dejaron libre” dijo. La guerrilla, si cobró una víctima en su familia. Su hermano que era policía, fue asesinado en un enfrentamiento, “Él tenía más perfil de sacerdote que yo, por su cercanía con las personas. Tenía 29 años, cuando lo mataron” indica el padre Jorge, con la voz entrecortada.

995436_416825301770371_1347966274_n.jpg

Prueba Situaciones como estas, fueron moldeando su espíritu misionero, de ir a donde Dios lo necesite, sin importar las adversidades. Y es que, pruebas no le han faltado a este joven presbítero. Faltando muy poco para concluir sus estudios, decide no continuar con esta diócesis, por algunos problemas que se suscitaban en este lugar. Es allí, que intenta seguir su camino en la docencia, pero siempre vinculado a la Iglesia y sobre todo a la misión. Para prepararse mejor, saca un diplomado de Doctrina Social de la Iglesia en la Universidad Javeriana de Bogotá. Es allí, que conoce a un grupo de sacerdotes hondureños, que le hablan de la misión en este país centroamericano. El padre Jorge, ve una luz de esperanza en esto y rápidamente concretan una cita con el cardenal Óscar Andrés Rodríguez.

Misión A partir de ese momento, el padre Jorge forma parte de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, recibe las órdenes sagradas y es enviado a diferentes parroquias. Estuvo en las parroquias Espíritu Santo, Suyapa, Nuestra Señora del Rosario y actualmente San José Obrero. Tiene 13 años en el ministerio, de los cuales 12, ha acompañado el tema de misión.

Conozca al padre Jorge Castillo, director OMP Tegucigalpa

Es originario de Ciudad Bolívar, Antioquia Colombia. Tiene 13 años de sacerdocio. Posee un diplomado en Doctrina Social de la Iglesia y en Misionología. Su servicio pastoral ha sido en las parroquias Espíritu Santo, Suyapa, Nuestra Señora del Santo Rosario y San José Obrero.