2019 Iglesia

Una laica que nos enseña a no tener una relación egoísta con Dios


Hablamos de Santa Rosa de Lima, la primera santa de América

 

LA FRASE SANTA ROSA DE LIMASanta Rosa de Lima es un modelo de santidad para todos los laicos. No fue religiosa, pero consagró su vida al Señor y se dedicó a servir a los más necesitados.

Espiritualidad En su vida, se destaca la relación con Dios. Ella recibe el título de “mística”. Los místicos son personas que alcanzan un grado de intimidad espiritual muy alto. Quienes experimentan esto, suelen buscar la soledad. Según el padre Juan Antonio Hernández, “Santa Rosa de Lima, a pesar de ser una mística, no se apartó de la comunidad”. Es por eso, que, al leer su biografía, resalta el trato preferencial que tenía con los más pobres. El presbítero señala el peligro de ciertas “espiritualidades” que nos llevan a olvidarnos del prójimo. Un claro ejemplo de estas experiencias es la práctica del yoga, que busca volverse sobre sí mismo, sin pensar en los otros. “Un modo de espiritualidad, donde no hay prójimo, donde no hay caridad, donde no hay hermanos, no sirve”, afirmó.

“Cuando servimos a los pobres y a los enfermos servimos a Jesús. No debemos cansarnos de ayudar a nuestro prójimo”. Santa Rosa de Lima

Virtudes Otras de las peculiaridades de esta santa, son la caridad, la penitencia y la humildad. Estas virtudes, son un camino para alcanzar la santidad. Leiby Pagoada, es feligrés de la parroquia Santa Rosa de Lima de Guaimaca y ella expresa que, con su humildad, alegría, paciencia, buen humor, oración y entrega al Señor, Santa Rosa llego al corazón de aquellos que le conocieron. “Nuestro país está sumergido en una ausencia de Dios y a través de su vida, nos enseña que el sufrimiento es la escalera para llegar al cielo.  Nos invita con su ejemplo a colocarnos en manos de Dios” dijo Pagoada.

Devoción a Santa Rosa de Lima en Honduras

EL DATOEn la Arquidiócesis de Tegucigalpa, existen dos parroquias consagradas a esta santa peruana, una en Guaimaca y otra en la parte sur de la ciudad. En Honduras, Copán, una de la diócesis más grande en extensión territorial, está bajo su patrocinio.

 

CLAVES

1 Nombre: Aunque fue bautizada con el nombre de Isabel Flores de Oliva, se la llamaba Rosa desde muy pequeña y ése fue el único nombre que le impuso durante su confirmación el Arzobispo de Lima, Santo Toribio.

2 Servicio: Auxiliaba a los pobres y más necesitados de Lima, acondicionando para ello una habitación de su hogar como enfermería. En muchas ocasiones, compartió este servicio de caridad con San Martín de Porres.

3 Canonización: Murió el 24 de agosto de 1617, a los 31 años de edad. Fue canonizada por el Papa Clemente X en 1671, convirtiéndose de esta manera en la primera santa americana canonizada.