2019 Iglesia

“De rebelde a servidor del Señor”


La misión del presbítero Luis Betancourt ha sido educar a jóvenes universitarios pasó 10 años en México entre estudios y el apostolado.

Dios se vale de las personas para conducirlas por el camino que Él le ha trazado para su futuro   esto lo experimentó  el  sacerdote Luis Betancourt, quien no sabía nada de Dios, pero quien recibiría  el llamado  misionero  para  trabajar con jóvenes impartiendo clases en varias universidades en México y también en comunidades indígenas donde experimentó la falta de un sacerdote para administrar los sacramentos.

 Infancia El padre Betancourt relata que   se dedicaba a  jugar fútbol durante largas jornadas, pasaba   en las canchas hasta las 12 de la noche, y los fines de semana eran como cualquier joven, metido  en fiestas con otros jóvenes  y así pasó toda la infancia, para la familia “fui bien portado, pero con mis amigos era otro Luis Betancourt”.

 La  adolescencia estuvo bien marcada sostiene el sacerdote  con una rebeldía, pues el hecho de no haber crecido con mis padres sentía una profunda herida, es cuando erróneamente  puede pasarle a muchos jóvenes, “comencé a estar en grupos y en pandillas que en aquel tiempo no eran tan unidas como ahora nos dedicamos a  golpear y a destruir Iglesias, entre otras cosas”.

Llamado Verbum Dei es una comunidad que realmente me cambió la vida, sostiene el sacerdote: “Y le estoy profundamente agradecido, porque allí fue donde conocí el amor de Dios, como un padre Dios amoroso, un Dios que me dijo, hijo necesito que muchos hermanos tuyos que no me conocen también tengan esta misma experiencia, entonces a partir de allí fue donde Verbum Dei comienza ser parte esencial a toda la historia de salvación que Dios ha hecho conmigo”.

El presbítero sostiene que con la familia el llamado se convirtió en un conflicto porque todos querían que fuera un ingeniero eléctrico, la decisión me dejó muchas  experiencias, para iniciar, me corrieron de la casa pero “yo tenía la convicción de que Dios me quería como misionero, viaje a México para integrarme a la comunidad religiosa, fue una experiencia de riqueza cultural, donde los mexicanos de Guadalajara y Jalisco me adoptaron como un mexicano más”.

Sacerdocio En el 2009 fue la ordenación sacerdotal, el padre Luis manifiesta que estuvo algún tiempo en la parroquia Cristo Rey con el padre Rigoberto Velásquez, donde aprendió a ser sacerdote, párroco, como atender a la comunidad, de allí fue trasladado a la parroquia San Isidro Labrador de Güinope donde estuvo hasta el año 2013. “Para mí fue como renovar la experiencia misionera, porque se trabaja mucho con las comunidades rurales eso es refrescar la misión.

Desde el 2015 hasta la fecha he estado trabajando con el padre Fredy Solórzano  en la etapa del Introductorio, en el Seminario Mayor, Dios sigue haciendo llamados concluyó.

 DATO

Conozca quien es el sacerdote Luis Betancourt

 Nació en Tegucigalpa en la colonia Kennedy  en una familia de 11 hermanos realizó su secundaria en el Instituto Técnico Honduras, donde obtuvo el título de Bachiller en electricidad. Inició su llamado misionero en la Comunidad Verbum Dei donde realizó una experiencia de salvación. Dios le hizo el llamado. Es formador de los jóvenes  que ingresan al Año Introductorio en el Seminario Mayor.