2019 Break Iglesia

El padre Ramón Martínez: un apóstol de la salud para los hondureños


Entre barracas de la milicia española confirmó su vocación sacerdotal

La escena antes a la entrevista me transportó a la famosa aldea del Cura de Ars. La fila de personas para hablar y confesarse con el padre Ramón Martínez era cada vez más larga. Y es que luego de 26 años de estar en Honduras sus acciones y palabras hacen de él un pastor, que además de ir por las ovejas perdidas, también cura las heridas de aquellas que sufren en las periferias de Honduras.

Milicia Su presente vida sacerdotal es un misterio, nos dice el padre Ramón. “Si bien no hubo una lucha con Dios, existieron fricciones”. El presbítero afirma que: “Cuando acabé tercero de teología me planté casi a modo de rebeldía”, dice “y salí del seminario para hacer el servicio militar obligatorio para ver si esta secuencia de mi vida iba hacia donde Él me escogió”.

Arremangado Siguiendo una inquietud de vivir de manera directa el tema de la caridad y aliviar el dolor “Con la camisa arremangada y en un país que pudiera necesitarme”, comenta el padre Martínez, “llegué a Honduras en los años 90 por un corto tiempo”; pero se ha alargado, detalló entre risas.

Foto Principal

 

Obras A sus 58 años de edad y 30 de ser sacerdote, con la ayuda de algunos amigos dio vida a Casa Zulema para atender a personas con sida y hace unos cinco años surgió Casa Belén para “atender a las personas alcohólicos del mercado Las Américas y alrededores”, sostiene.  Escaso para hablar de sí mismo, expresa que también “atiende las necesidades pastorales de Seguro Social en La Granja y del Hospital Escuela. “Nunca he dejado esa línea de los enfermos, es una forma de amortiguar esta realidad tan agresiva que sufrimos”, puntualizó.

 

 

El padre Ramón Martínez

Es el segundo de tres hermanos. Originario de la provincia de Granada, al Sur de España dentro de la región de Andalucía. Está incorporado como sacerdote en la diócesis de Guadix, aunque su ministerio lo ejerce en la Arquidiócesis de Tegucigalpa.