2019 Familia

Cinco retos que enfrenta la familia hoy día


La familia célula fundamental de la sociedad, es la encargada de transmitir valores, educar en la fe y principios morales fundamentales a sus miembros. Pero actualmente afronta una serie de retos de los que depende el futuro y progreso de la sociedad en su conjunto, la psicóloga Fanny Díaz puntualiza algunos de  ellos

1.- La comunicación

La tecnología que tiene el poder de informarnos de forma globalizada, ha alejado a las generaciones. Hoy ya no solo los jóvenes son cautivos de las redes sociales, sino que cada vez con mayor frecuencia presenciamos la escena en las mesas de los restaurantes, donde cada uno está absorto en su dispositivo electrónico, hijos, padres y ahora también los abuelos. Esto afecta gravemente la comunicación en la familia.

2.- La independencia

Se sobreprotege mucho a los pequeños, se les hace todo y se les evitan los contratiempos y dificultades, no se les está ayudando a crecer en fortaleza, reciedumbre, responsabilidad y resiliencia.

3.- La autoridad

En muchos hogares no se ponen límites y los niños hacen lo que quieren. Los padres deben ser figura de autoridad y ejemplaridad para los hijos, esto les ayudará a tener autocontrol a lo largo de su vida. Muchos apuestan por “ser amigo” de los hijos y pierden autoridad ante sus ojos. Los amigos juegan, se divierten, son cómplices y confidentes, un padre además de esto, orienta, guía, protege y ayuda a crecer. Los niños cuando sean grandes quieren ser como su papá y como su mamá, no como sus amigos.

4.- La valentía para ser diferente.

La moda, las costumbres e ideologías que se están queriendo imponer a la sociedad, en la mayoría de los casos son contrarias a los valores aprendidos en casa. Las familias deben formar en sus hijos valores firmes y sólidos, para que estos puedan nadar contra corriente, cuando sus principios sean atacados.

5.- Amor por el prójimo y por el medio ambiente

En una sociedad donde todo es light y desechable. Las familias deben formar a sus hijos en la afectividad, para que sean capaces de formar relaciones sólidas y estables con los demás. Deben aprender también a cuidar de su entorno, que es de todos. Esto se logra, haciéndoles coparticipes de los quehaceres del hogar e involucrándoles en actividades de solidaridad con los demás.