2019 Break Iglesia

El vicario parroquial, una vida que da lo mejor con profunda paciencia


Un servicio que requiere disponibilidad, preparación intelectual y espiritual para saber enfrentar la demanda pastoral de una feligresía agobiada por la corrupción y la injusticia

La cantidad de obreros que han consagrado su vida al servicio del Reino de Dios en tierra hondureña, asciende a 118 sacerdotes; distribuidos en 51 comunidades eclesiales, algunos como párrocos y otros como vicarios parroquiales, figura eclesial que, según el Derecho Canónico-547,2-, “Tiene la obligación de ayudar al párroco en el cumplimiento de todo el ministerio parroquial”

Valoración  Mi experiencia la valoro “Como una etapa de gran aprendizaje”, comenta al respecto el Padre Juan Antonio Hernández, Vicario Confesor de la Basílica Nacional Nuestra Señora de Suyapa. He ejercido esta tarea durante cerca de 5 años, durante dos periodos, agrega Hernández vicario en el epicentro mariano en Honduras para quien tiene un significado muy bonito.

PADRE JUAN ANTONIO HERNÁNDEZ OPINIÓN.JPG

“La pluralidad de personas, no sólo requiere una atención sacramental”, sino que exige dar respuestas a las dificultades de la vida y planteamiento de las adversidades en sus distintas facetas de la existencia de las personas, de manera especial en la dirección “Espiritual y en el sacramento de la reconciliación”.

Padre Juan Antonio Hernández/ Vicario Confesor de la Basílica Nacional Nuestra Señora de Suyapa

 

 

Retos  Varían, ya que se adapta a la solicitud pastoral del párroco, es decir ”Aquellas misiones propias que le son asignadas, donde cada actividad pastoral es un reto en el sentido de buscar la excelencia”, expresa el Padre Orvin David Morales, vicario en la Parroquia San Miguel Arcángel, conocida como Iglesia Catedral.

PADRE ORVIN DAVID MORALES OPINIÓN.JPG

Luego de tres años de estar en esta misión, “Mi experiencia como vicario ha sido llena de alegría y compromiso”, al saber que sirvo a la comunidad desde los sacramentos, “Principalmente la Eucaristía y la Reconciliación”.

Padre Orvin David Morales

 

 

 

Es grato “Saber que Dios me confía esos sacramentos sagrados de su presencia real en medio de su pueblo, donde todo es una gracia, es decir no por mis méritos sino por su misericordia”, puntualizó.