Destacado Familia Turismo

Templo San Cayetano, la cima del fervor en la capital


Ubicado en uno de los puntos más altos de la capital del país, donde se puede contemplar toda edificación que embellece Tegucigalpa, el barrio La Cabaña, llegamos a un templo con 53 años de historia dedicado a San Cayetano.

Origen

Con la latente necesidad de tener una digna casa de oración para el patrón del trabajo y el pan, las señoras Mercedes Lanza Hernández y doña “Meme” de Chavarría, con valor y fe decidieron emprender esta iniciativa, fundando esta obra en el año de 1996.

Las hijas de doña “Meme”, relataron que ellas crecieron con ese amor y entrega de su madre, con el objetivo de recaudar los fondos necesarios para tener una hermosa capilla para el “Santo de la Providencia”.

Asimismo, el historiador Nelson Carrasco, argumenta que este templo es una moderna edificación, que en sus inicios su casi en su totalidad era de piedra, pero debido a las inclemencias y estragos del cambio climático esta capilla sufrió daños, a tal grado que el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, lo bendijo por su reinauguración en el año 2011.

Vida Eclesial / Para vivir la eucaristía  puede asistir los jueves a las 7:00 de la noche y los domingos a las 4:00 de la tarde. Además para crecimiento espiritual puede ser parte de movimientos que aquí funcionan como Renovación Carismática, Pastoral Familiar y Pastoral Juvenil para los menores del hogar.

Devoción / Esta comunidad celebra a su santo patrón cada 7 de agosto, San Cayetano es venerado por su virtud de caridad, atención a pobres y enfermos. Puesto que en sus ratos libres se dedicaba a atender a personas en hospitales, de manera especial a aquellos abandonados.

Sacramento /Este templo pertenece a la parroquia San Miguel Arcángel, bajo la responsabilidad del padre Juan Carlos Martínez. En su interior se observan cuadros llamativos y diferentes aparte de las imágenes del altar.

Cifra / 162 lempiras fue la primera aportación que se realizó, donación proveniente de los peregrinos,  que gracias a ello se levantó el templo.