Familia

6 formas de aplicar límites a los niños.


Un niño asimila todo lo que observa o escucha, por ello es importante inculcar a los infantes las reglas de conductas a fin de garantizar que su comportamiento sea aceptado en el ambiente donde el chico se encuentre, detalló el docente Mario Gómez.

Es necesario establecer a los pequeños cuando participar en una conversación, cuándo y cómo pedir permiso, respetar las diferencias de quienes se encuentran alrededor y coexista sin ser mal visto por terceras personas dijo el profesor.

Gómez manifiesta que los padres deben ser constantes en las normas fijadas sin titubear, para demostrar al niño que cruzar los límites no es permitido y tendrá consecuencias.

Firmeza – La psicóloga María Martínez señala que en asuntos de importancia debe aplicar el límite con seguridad, el tono de voz debe ser convincente, sin llegar a los gritos y su semblante serio. Si el llamado de atención es de forma leve el niño pensará que tiene opción a obedecer o no, indica la especialista.

SecuelasLa carencia de normas conductuales llevarán problemas al menor, su familia, compañeros de escuela o cualquier otro espacio.

Resalte lo positivo – Los niños son más afines a las órdenes cuando las reciben de forma positiva. Algunas represiones como un marcado “no”, hacen pensar que su conducta es inaceptable en base a su la manera de actuar. Es mejor decirle a un niño lo que debe hacer en voz normal antes de exaltarse y subir su tono.

Explicar por qué – Es importante que los infantes entiendan los motivos o fines de las reglas como prevención de situaciones de riesgo para ellos. Así cuando aplique una norma, el niño sentirá ese ánimo de obedecer al conocer la razón.

Resultados – Evitará que su niño tenga una actuación violenta, además de ser fichado por otros como imprudente y eventualmente sea víctima de rechazo.

Alternativas – Al momento de establecer un límite al niño, intente indicar otra opción aceptable, por ejemplo “ese es mi teléfono y no es para jugar”. Esto suena menos negativo para su hijo y se sentirá compensado.

Desapruebe la conducta – Debe dejar claro a los pequeños que su llamado de atención es de acuerdo a su mal comportamiento y no directamente hacia ellos. Evite mostrar rechazo diciendo “eres malo” en su lugar debe decir “eso está mal hecho” manifestó la psicóloga.

Libertad – Gómez apunta que bien cada persona posee libre albedrío, es indiscutible fijar límites para no caer en un fracaso social e irrespetar el derecho ajeno.

Controle las emociones – Según la especialista al estar enojado se impone un castigo severo al niño, acompañado de un trato abusivo, por ello recomienda mantener la calma y respirar antes de reaccionar de forma negativa.