2019 Break En el Mundo Iglesia

Javier Martínez : Deja la ingenieria para ser misionero a Honduras

Son las declaraciones de un joven ingeniero que deja su vida para ser misionero en Tegucigalpa, según la agencia de noticias COPE, Javier Martínez es un joven de Baza -Granada-, de 33 años e ingeniero de profesión, que ha tomado la decisión de darle otro rumbo a su vida: lo deja todo para dedicarse a ayudar a los demás como misionero. Y lo hará junto a Patricio Larrosa, en Honduras, en la misión que este sacerdote español tiene emprendida desde hace más de 25 años. “Me he dado cuenta que el mundo en el que vivimos es muy distinto al que nos intentan vender”, comenta Martínez.

La inmensa mayoría de la gente pasa hambre, no pueden estudiar, hay muchísimas desigualdades y cuando viajas a países tercermundistas y convives con estas personas te das cuenta de que, a pesar de tanta pobreza, “Se respira más amor que en el primer mundo, por lo que esto no es una decisión de sólo ayudar sino de intentar ayudar a integrarse sin perder ese amor por los demás”. Al fin y al cabo, los niños no tienen culpa de haber nacido en esos países con tantísimas desigualdades, sostiene este joven católico.

Tomar la decisión no fue fácil, comenta. “La verdad que no, han sido muchas horas pensando y dando vueltas. Esto es un estilo de vida”. No es fácil de entender y menos cuando estamos acostumbrados a que nuestra meta sea tener una casa, dos coches y una vida en la que no te falte nada material, “pero creo que me llenará mucho más el que un niño, en vez de llegar a ser sicario, sea un profesional intentando sacar su país adelante”, revela Martínez.

“Me voy el 18 de julio, pero no llegaré a Honduras hasta mediados de agosto”, dice este decidido misionero. “Ahora me voy a EEUU para comprarme una moto e irme hasta Honduras en ella, ya que esta será mi medio de transporte principal”, acotó.

A %d blogueros les gusta esto: