2019 En América Iglesia Noticias

Patricio Larrosa: Llegó a Honduras para entregar su vida a los pobres


Hijo de padres campesinos que aún viven, con edades avanzadas de 87 y 83 años  en un pueblo pequeño rural, es el mayor de tres hermanos, el padre Patricio Larrosa, describe que desde temprana edad se dedicó al trabajo en el campo en la siembra, a regar y cosechar los cultivos y aparte de ayudar a realizar otras tareas del hogar junto a sus hermanos.

Educación El padre Larrosa sostuvo que terminó la primaria y el bachillerato, desde pequeño le

gustó la veterinaria, la naturaleza  las ciencias naturales, las plantas, los animales y la ecología, “en mi casa siempre me apoyaron en las decisiones que tomaría para realizar los estudios.

El sacerdote señaló que desde muy pequeño iba a Misa con su familia a una ermita donde está la Virgen de la presentación, recuerda a un joven que tocaba el órgano era algo muy especial, siempre “me gustaba asistir, desde pequeño estuve en la Iglesia, quise ser acólito, pero no me aceptaron porque ya había muchos, pero la verdad es que siempre me atrajo la parte espiritual”.

 Vocación El presbítero recordó que “un misionero católico que pasó por el pueblo, nos puso unas imágenes de la situación que se vive en el mundo y la verdad es que me llamó mucho la atención que había muchas dificultades y pensé que podría ayudar en estos problemas”.

“Como él era misionero, pues  aquello se me quedó para siempre en el alma, creo que yo tendría 8 o 9 años y siempre desde muy pequeño me ha perseguido esa idea de poder ayudar y  colaborar con Jesús en su tarea en el mundo”.

Larrosa sostuvo que desde niño manifestó la inquietud por la vocación, hubo dificultades siempre, “fui a la escuela y al instituto y cuando tenía que tomar la decisión de entrar al Seminario Mayor, con el grupo de compañeros y amigos que estábamos en el Seminario Menor lugar donde vivíamos  decidimos abrir el Seminario Mayor, que se encontraba cerrado, del grupo que continuamos cuatro llegamos a ser sacerdotes”.

Ordenación El padre Patricio aseveró que estuvo once meses como diácono en unos pueblos que se llaman Montes Orientales y luego su experiencia como sacerdote, casi cinco años en otros tres pueblos Villa Nueva de las Torres, fueron años muy buenos “hasta se me olvidaba que me tenía que ir”, los feligreses hacían unas campañas muy buenas para ayudar a la Iglesia en sus necesidades. “Y eso fue lo que me entusiasmó ver a las personas solidarias y yo me dije yo tengo que estar ayudando en otro lado”.

Misión El presbítero dijo que al llegar a Honduras, pensaba en tres o cuatro años y regresar a su diócesis de Wadí una de las diócesis más pobres de España. “Aquí conocí mucha gente comencé a comprometerme y ya han pasado 27 años y todavía estoy aquí, desde que llegue me encontré como en mi casa estuve en la parroquia de Miraflores con los sacerdotes Juan Pablo Peloquin y  Ricardo Banegas con quienes estuve algunos meses y luego me trasladaron a la parroquia San José obrero”.

Comenta que su mayor logro fue iniciar  el proyecto de becas  para niños la mayoría han concluido sus estudios en la universidad, en 18 centros se atienden 1300 niños y unos quinientos jóvenes asisten a la Universidad.

Dato

Conozca al padre Patricio Larrosa

Nació en un pequeño pueblo rural de España de gente campesina desde niño fue criado por sus padres trabajando en el campo sembrando todo tipo de hortalizas, desde muy niño iba a la Misa participaba en la catequesis, siempre le atrajo la parte espiritual, se formó en un Seminario Menor desde que tenía 11 años, le gustó la música, siempre se inclinó por ayudar a las personas en sus necesidades, se formó en un instituto público, en un buen ambiente.

FRASE

“Cuando muchos jóvenes se ponen a trabajar para ayudar a los demás pueden hacer mucho para que el mundo cambie”

 UN GRAN PASO EN LA MISIÓN

Dato

El obispo auxiliar de la arquidiócesis hoy Cardenal Óscar Andrés Rodríguez “me abrió las puertas de la Iglesia y me recibió muy bien, me siento muy feliz de estar aquí después de 27 años de colaborar  con los niños y los jóvenes, muchos de ellos ya están formados”.