Editorial

Fortalecer la caficultura

Editorial del 7 de Julio de 2019
Fortalecer la caficultura
Es un cultivo que merece la ayuda gubernamental, con políticas agrícolas claras, con fuentes de financiamiento.

La producción de café en Honduras, es significativa. Representa el 35% del Producto Interno Bruto agrícola del país. Honduras, es el mayor productor de café de Centroamérica, el tercero de Latinoamérica, y el sexto a nivel mundial.
Ya a finales de junio, se ha informado que se ha exportado el 80% del café, aunque los precios son inferiores a los alcanzados de los últimos años, lo cual constituye una situación crítica para muchos de los productores.
Las exportaciones proyectadas para la cosecha 2018/2019 (octubre/septiembre) eran de 10.6 millones de quintales pero dicha meta no será alcanzada, según manifiesta la Asociación de Exportadores de Café.
El precio por quintal se ha cotizado a un 15 % menos que el precio de la cosecha anterior, lo que ocasionará una captación menor en divisas de 132 millones de dólares.
A pesar de la gran reputación del café hondureño. Se tiene poco peso para influenciar el precio en el mercado, por lo cual es preciso resolver algunos problemas de financiamiento, surgidos por la disminución de los precios y los volúmenes de producción del grano.
La caída de los precios y una disminución de la producción en 4.17% o sea 300.000 quintales de 46 kg. Ello ha afectado severamente a muchos productores. El precio promedio bajó a 107.12 dólares el quintal de café., el pecio del año anterior era de $122.37 una diferencia sustancial de 15.25 dólares menos por cada saco exportado. Es indudable que fue un fuerte golpe ´para los exportadores.
Ante esta situación el Gobierno de la República ha preparado una ayuda financiera para que los productores sigan participando de la exportación, se trata de un préstamo, con un plazo de 1|0 años, con 3 años de gracia, por un monto de |0 millones para Inversión. La Presidenta del Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi), que será el banco otorgante de las ayudas financieras para la producción., también definió un préstamo para capital de trabajo, por un máximo de 2 millones de Lempiras, a un plazo de 6 años. Con lo cual se espera dar una ayuda adecuada a los caficultores.
Son aproximadamente más de 120.000 familias, las que distribuidas en 15 departamentos del país, participan de la actividad cafetalera. Desde hace algún tiempo, ha existido malestar entre algunos grupos de cafetaleros, por el manejo del Instituto Hondureño del Café (IHCAFÉ), pues en su Junta Directiva siempre se elegía a las mismas personas. Hasta tal punto llegó el malestar que por parte de ANACAFE (Asociación Nacional de Caficultores) pidieron que era preferible se suspendieran las elecciones, pues el resultado sería el mismo. Y además solicitó se pudiera consensuar otro procedimiento de elección.
Pero las elecciones se realizaron, y por primera vez en muchos años, hubo cambio en la selección del presidente quien ya no seguirá siendo don Asterio Reyes, sino Francisco Quiñonez quien es representante de AHPROCAFE y el Gobierno a través de Aldo Villafranca, Subsecretario de Comercio Interior (Secretaria de Desarrollo Económico) como vicepresidente, quien manifestó que su prioridad sería mejorar los resultados de la cosecha, 2018-2019.
Ojalá no se introduzcan en el gremio de los cafetaleros las disidencias que son características de los políticos, pues tenemos un producto de mucha aceptación a nivel mundial, y todos los cultivadores deben hacer su mejor esfuerzo, para que el café hondureño siga creciendo en preferencia, a nivel mundial. Es un cultivo que merece la ayuda gubernamental, con políticas agrícolas claras, con fuentes de financiamiento, y capacitación agrícola e industrial, para poder seguir produciendo granos seleccionados, que por su calidad especial, se sigan vendiendo como “taza de excelencia”.
Ya lo dijo el Señor Jesús: “Por sus frutos los conoceréis…..el árbol bueno da frutos buenos…..el árbol malo da frutos malos”

A %d blogueros les gusta esto: