Editorial

Trabajo infantil

Editorial del Domingo 23 de Julio de 2019
Trabajo infantil
Como afirmaron los Obispos: ¡Basta Ya! No se puede vivir en la indiferencia, ante la pobreza extrema y la exclusión.

El 12 de junio se conmemoró “el Día contra el Trabajo Infantil”, justo la fecha siguiente del “Día del Estudiante”. Contraste entre lo que constituye uno de los mayores problemas, para quienes dirigen organizaciones que combaten la explotación laboral, buscando el bienestar de los niños y jóvenes y para los que lo que estudian, significa aprovechar el valor del tiempo, y sus talentos, como miembros privilegiados de la niñez y la juventud, pues se están formando para desempeñarse como adultos productivos..
Según San Juan Pablo II:”el trabajo infantil, y de menores, en sus formas intolerables, constituye un tipo de violencia menos visible, mas no por ello, menos terrible”. Una violencia que más allá, de las profundidades de sus implicaciones sociales, económicas y políticas, no deja de constituir en el fondo un terrible problema moral. Cuál es la posibilidad der aprovecharse de la necesidad del otro, para explotarlo. Sustrayéndolo, en muchas ocasiones del sistema educativo. A ningún niño o joven debe autorizarsele desempeñar un trabajo propio para adulto, antes que su edad le haya permitido el desarrollo adecuado de su cuerpo, de su alma y de su inteligencia. El trabajo infantil, fue uno de los principales males de la Revolución Industrial del siglo XIX, dando origen así a la Doctrina Social de la Iglesia, que lo condena como indigno e inhumano. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) no aprueba el trabajo infantil, cuando quien está ocupando un empleo, no ha alcanzado la edad mínima de admisión al empleo, según lo establece la legislación propia del país. Para que un menor trabaje legalmente en Honduras debe tener permiso de la Secretaría de Trabajo. También entra en la definición de trabajo infantil autorizado, que no se den situaciones en que niños, niñas o jóvenes, comprendidos en las edades de 5 a 17 años, sean obligados a desempeñar labores peligrosas. Además, se ha buscado eliminar el trabajo infantil ilegal por convenios con organizaciones como UNESCO y ONU, cuyas Cartas Constitutivas consideran este trabajo como lesivo a la dignidad humana.
En Honduras, según cifras recientes del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), casi medio millón de niños están obligados a trabajar, tanto en las áreas rurales (68,2%), como las urbanas (31.8%), devengando un salario injustificado por ser insuficiente. además de que una amplia mayoría de ellos, , desempeñan un papel esencial en el sostenimiento de la unidad familiar. La mayoría laboran sin permiso legal…
Además, existen aproximadamente 139.000 menores de edad, que tienen la categoría de trabajadores domésticos, con las condiciones salariales, que son propias de este tipo de empleados. Hay que hacer resaltar que entre los menores con categoría de trabajadores domésticos, el 85% pertenecen al sexo femenino. La pobreza extrema es una de las causas principales que orillan al trabajo infantil, ya que provienen de hogares desintegrados por la ausencia del padre de familia, quien ha abandonado a la madre y a la prole, y no contribuye económicamente, al sustento de los miembros de la familia. Lo cual condena a los menores a esclavitud y explotación. Supuestamente en Honduras los derechos de los menores a ser felices; a tener una familia; a tener condiciones de vida dignas; a tener acceso a la salud, alimentación y educación; están protegidos por el Código de la Niñez y la Adolescencia, y múltiples tratados internacionales. Protección insuficiente, como se constata en las principales urbes, al alto grado de mendicidad, abandono y delincuencia, por la actividad de menores desprotegidos. Además de 330.000 jóvenes que “ni estudian, ni trabajan”.
Como afirmaron los Obispos: ¡Basta Ya! No se puede vivir en la indiferencia, ante la pobreza extrema y la exclusión, por lo tanto, hay que proteger a los más desvalidos, especialmente a los niños y jóvenes. Lo expresó el Señor Jesús: “El Hijo del Hombre no ha venido a ser servido………sino a servir”.

A %d blogueros les gusta esto: