1PageFlipFides 2019 BackUp-Mayo-Junio Break En el Mundo Iglesia

Sor María Rosa, la Madre Teresa hondureña


Con 92 años de vida, esta religiosa es considerada la Madre Teresa en Honduras, pues son diversos los proyectos y programas que ha emprendido en beneficio de los más necesitados. Desde niña recibió la vocación de servir a los demás y vivir cada día de la mano de Dios en todas sus obras y acciones.

Es calificada, por sus colaboradores cercanos como una persona de “Fe inquebrantable” y además tiene una fortaleza “Que contagia” y así ha sido a lo largo de sus años, con una trayectoria admirable por su trabajo en beneficio de los más necesitados, la niñez y la juventud de Honduras, sostiene Sonia Waleska, asistente Psicóloga de la Sociedad Amigo de los niños.

Se estima que a la fecha y a lo largo de 15 años, unos 87 mil niños y niñas han sido acogidos con los brazos abiertos en las diversas casas que a nivel nacional alberga a infantes huérfanos o bien menores de edad de familias de escasos recursos económicos, “Las cantidades no son tan importantes”, dice Sor María Rosa “Pues hace falta más por hacer, ya que son muchos los pobres que necesitan ayuda” para salir de la miseria.

Las consideraciones en torno a Sor María Rosa, se dan en el marco celebrativo de sus 70 años de vida religiosa. El 13 de Junio de 1949 esta hondureña recibió los hábitos como Hermana de la  orden de San Francisco en el convento de San José en Milwaukee, Wisconsin, EEUU. Cabe señalar que la misión de las hermanas de la Escuela de San Francisco en América Latina comenzó en 1932 cuando las hermanas de la provincia europea fueron solicitadas a Honduras por las autoridades eclesiásticas de Honduras.

La solicitud eclesial fue “Para hacer lo que sea necesario”, según publicación institucional de la Sociedad Amiga de los Niños que fundó Sor María Rosa en 1966, representando una buena nueva para las familias pobres del país, indican en la misiva. comunicado de prensa.  trasciende que hoy día las hermanas viven y ministran el seis países latinoamericanos, entre ellos: Guatemala, Costa Rica, México, Nicaragua, Perú y Honduras. Su carisma les permite servir como maestros, proveedores alternativos de atención médica, catequistas, directores espirituales y ministros de la pastoral, así como proporcionar hogares y formación profesional para niños y niñas en riesgo.

En acción de gracias por su aniversario 70 de vida religiosa, se llevó a cabo una celebración eucarística en la Basílica Nacional Nuestra Señora de Suyapa. Su Eminencia el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, Arzobispo de Tegucigalpa presidió la Santa Misa.