Homilia

“Jesús exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo…” (Jn. 20,19-23)

Homilía del Domingo 9 de Junio de 2019
“Jesús exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo…” (Jn. 20,19-23)
Tristemente en la Honduras de hoy tenemos nuestras puertas cerradas ante la violencia, el crimen y el robo. Pero el Resucitado, abre y atraviesa nuestras puertas cerradas.

Jesús Resucitado “exhala su aliento” sobre sus discípulos que estaban paralizados por el miedo después de la trágica muerte de Jesús. También, Jesús Resucitado exhala hoy su aliento de Vida sobre cada uno de nosotros y sobre todo ser humano. Quiere exhalarlo sobre nuestra querida Honduras que sufre tanto.
Lo primero que se pone de relieve es la situación de la primera Comunidad después de la muerte de Jesús: “con las puertas cerradas por miedo”. Esta expresión manifiesta el miedo y la inseguridad en que vivían los discípulos, que no tenían todavía la experiencia de Jesús Resucitado. Pero el Espíritu transformó a los discípulos y les hizo abrir las puertas del Cenáculo que estaban “cerradas por miedo…” Jesús Resucitado atraviesa las puertas cerradas. El miedo de los discípulos no le detiene a la hora de atravesar las puertas cerradas y desearles la paz. ¿Estaremos también nosotros con las puertas cerradas a causa de nuestros miedos? ¿A dónde ha ido a parar el ideal de la Fraternidad que inspiró a los próceres junto a la Libertad y la Igualdad? ¿A dónde ha ido a parar el Bautismo que nos hace a todos hijos de Dios y por lo tanto hermanos hijos del mismo Padre?
Tristemente en la Honduras de hoy tenemos nuestras puertas cerradas ante la violencia, el crimen y el robo. Pero el Resucitado, abre y atraviesa nuestras puertas cerradas. Podemos imaginarnos que Jesús Resucitado entra hoy en nuestra casa y abre todo lo que está cerrado para que vuelva a la vida todo lo bueno y bello que está ahogado en nosotros. Ciertamente, es el miedo lo que nos cierra a la Vida. Su “Aliento” vence todos nuestros miedos, nuestros decaimientos, nuestros pesimismos y nos ayuda a superar nuestras dificultades. Su amor puede superar nuestros egoísmos, nuestras barreras y nuestras resistencias
En la 1ª Lectura de los Hechos de los Apóstoles, en la narración de Pentecostés, se preguntaban: “¿Cómo es que cada uno los oye hablar en nuestra lengua nativa… Entre nosotros hay “partos, medos y elamitas, gente de Mesopotamia, Judea, Capadocia, Asia, Egipto, Libia; algunos somos forasteros de Roma; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua” y ¿Qué significa el fenómeno de las lenguas? Significa que el Amor es la “lengua” que todo el mundo entiende. El miedo desapareció, y las lenguas se soltaron y comenzaron a hablar con franqueza, de modo que todos pudieran entender el anuncio de Jesucristo muerto y resucitado.
En Pentecostés, donde había división e indiferencia, nacieron la unidad y la comprensión. Como sabemos, Pentecostés es lo contrario de Babel que significa la confusión de las lenguas y la división entre los hombres.
Regresando de su reciente viaje a Rumanía, el Santo Padre Dijo:
“Debemos ayudar a los políticos a ser honestos, no a hacer campaña con banderas deshonestas, calumnia, difamaciones, escándalos…y muchas veces, sembrar odio y miedo: esto es terrible”.
Sin el Espíritu Santo en nuestro mundo, en nuestra Iglesia, en nuestra Honduras y en nuestras relaciones humanas estamos en la “torre de Babel”, es decir, vivimos en la confusión y no logramos entendernos. Todos hablamos de diálogo, pero este no puede entrar cuando hay obcecación y dureza de corazón.

¿Quién sostendrá nuestra esperanza en medio de tanta confusión? ¿Quién fortalecerá nuestra fragilidad humana? ¿Quién llenará nuestro corazón vacío que reclama una plenitud? El Espíritu de Jesús Resucitado que es solo Amor.
Hoy, tenemos muy presente a nuestro mundo y a nuestro País, marcados por la pobreza, la violencia de personas vandálicas, las grandes injusticias y el desamor. Deseamos que el amor del Espíritu llegue a todos los rincones de la Tierra y de nuestro País. Vamos por un camino equivocado que sólo nos llevará a mayor sufrimiento, violencia y muerte. ¿Es que no vemos los ejemplos de algunos países vecinos?
Ven Espíritu de Dios, ven a renovar la faz de la tierra. Ven donde hay injusticia y violencia. Ven donde domina la guerra y las armas. Ven también entre los que viven sólo para sí mismos. Ven donde hay indiferencia ante el drama de los pobres y los migrantes. Ven a esta Honduras desorientada y renuévala con tu fuerza. Ven y renueva nuestro mundo de hoy.
Ven también a nuestro corazón y renueva nuestra vida. Concédenos avanzar por los caminos de la justicia y de la paz. Espíritu Santo, Luz de Dios, disipa las tinieblas de nuestras dudas. Fuego de Dios, derrite el hielo de nuestra indiferencia. Torrente de Dios, fecunda los desiertos de nuestra vida y renuévanos por dentro. ¡Ven a renovar la faz de la Tierra!
Queremos vivir en paz, respetándonos mutuamente. Queremos una Honduras que progrese por los caminos de la justicia social. Fuera el odio y la violencia. Renueva los corazones infectados por el odio y el egoísmo. Danos tu paz y siembra tu Amor en todos los hondureños.

A %d blogueros les gusta esto: