1PageFlipFides 2019 Actualidad Arquidiócesis BackUp-Mayo-Junio Break En América Iglesia

Conozca a los cinco nuevos ministros de la Iglesia


La Arquidiócesis de Tegucigalpa cuenta desde este fin de semana con un sacerdote y cuatro diáconos transitorios diocesanos más.

DATO P 4 Y 5La vocación es una llamada y un regalo, es una iniciativa de Dios. También, es un camino que dura toda la vida y como dijo San Pablo VI, “Toda vida es una vocación”. La constitución Pastoral Gaudium Et Spes que surgió en el Concilio Vaticano II, señala que “La razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la unión con Dios”. Dios convoca de muchas maneras. Hoy les contaremos, como llamó a cinco jóvenes que este fin de semana, serán ordenados presbítero y diáconos respectivamente.

“Mi vocación está muy ligada a la Virgen de Suyapa, ella me trajo de nuevo a los pies de su hijo Jesucristo y ella me ha sostenido” Cecilio Rivera, diácono

Ordenación En la Basílica de Suyapa, el diácono Carlos Noé Lagos por imposición de manos del Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, este fin de semana, recibirá el Sacramento del Orden en el grado de presbítero. Junto a él también serán ordenados diáconos los seminaristas Walmer Padilla, Rodolfo Varela, Abraham Álvarez y Cecilio Rivera. Cada uno de ellos, ya tiene asignada una parroquia para prestar su servicio pastoral.

Vocación El filósofo José Ortega y Gasset define la vocación como un proyecto vital que cada hombre tiene que llevar a cabo en esta vida a partir de las circunstancias que le ha tocado vivir. Es el caso de estos jóvenes que tienen historias muy particulares. El diácono Carlos Lagos, es originario de Reitoca y descubre su llamado sacerdotal, gracias a una experiencia de misión de un grupo de seminaristas en su comunidad. Con la ayuda de varios presbíteros, que le permitieron vivir en la casa cural de Reitoca y el proyecto Acoes, puede continuar con sus estudios de ciclo básico con la idea de ser sacerdote. “Quiero ser sacerdote porque quiero servir a Dios por medio de su pueblo” dijo.

Es una entrega libre y en conciencia

Según el Código de Derecho Canónico, para recibir la ordenación de diácono o de presbítero, el candidato debe entregar al Obispo una declaración redactada y firmada de su puño y letra, en la que consté que va a recibir el orden espontánea y libremente, y que se dedicará de modo perpetuo al ministerio eclesiástico.

Misión Walmer Padilla, también fue motivado por la misión de dos jóvenes seminaristas, hoy sacerdotes, que estuvieron en su comunidad natal, llamada La Unión, que pertenece a la parroquia Santísima Trinidad de Vallecillos. “Gracias a esa visita y sobre todo por el testimonio de ellos, que “nació en mí el deseo de servir al Señor en esta opción de vida”. Después de un tiempo de discernimiento y maduración de su vocación inició el proceso, que ahora alcanza una de sus metas. “Quiero consagrarme para servir, acompañar, escuchar, ayudar con todo mi ser al pueblo de Dios”.PRINCIPAL P 4 Y 5

Conversión El camino de Cecilio es muy peculiar, es originario de Choluteca y decide ser sacerdote, luego del inicio de su proceso de conversión. “Después de andar dando tumbos por la vida, incluso de buscar a Dios en las iglesias de otras denominaciones, el Señor Jesús me llamó a través de una confesión, que fue el regreso a casa, a la Iglesia”. Aunque creció en el seno de una familia católica, porque su papá es Delegado de la Palabra de Dios y su mamá es catequista, se había alejado y el modo de volver a Dios, fue a través de Santa María de Suyapa, del sacramento de la confesión y de la práctica de Lectio Divina.

Accidente Los designios del Señor, muchas veces son misteriosos, sino se miran con fe. El camino vocacional de Abraham Álvarez, está marcado por un lamentable accidente. El 15 de diciembre de 2008, perdió su brazo derecho, suceso que cambio su vida. Allí conoció de Jesús y “Él me ayudó a salir de un momento muy difícil que afectó mi vida y a mi familia. Por medio de su palabra me dijo ¡levántate!, así como al paralítico”. De niño, anhelaba ser médico, militar o ingeniero, pero nunca sacerdote. Es un nuevo nacimiento para él.

Ejemplo Cuánto bien hace el testimonio de un sacerdote en la comunidad. Eso se puede comprobar en la vida de Rodolfo Varela. El testimonio del padre Gregorio Rodríguez le impulsó a querer ser sacerdote. Es importante destacar que desde su infancia fue consagrado a la Virgen y al Cristo de Esquipulas, en agradecimiento por curarlo de un soplo en el corazón que tuvo en sus primeros meses de vida. Durante algún tiempo, tuvo como pasatiempo el Taekwondo, y participó en varios campeonatos. En 2007 fallece su padre y estando en un retiro, mientras realizaban una oración al Espíritu Santo “Dios se manifestó de una forma tremenda, desde ese día comencé a sentirme llamado por el Señor para ser sacerdote”.

PERFILES

CARLOS1 Carlos Lagos

Originario de Pueblo Viejo, Reitoca, Francisco Morazán. Estuvo en diversos centros educativos de Reitoca, Tegucigalpa y se graduó de Perito Mercantil y Contador Público en el Instituto Polivalente Texiguat en 2009 en El Paraíso.

En 2010 ingresó al Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa. Fue ordenado diácono el 1 de diciembre de 2019, en la Catedral Metropolitana de Tegucigalpa y ejerció su diaconado en las parroquias Sagrado Corazón de Jesús de Miraflores y San Francisco de Asís de Reitoca.

 

WALMER.jpg2 Walmer Padilla

Vallecillo, Francisco Morazán le vio dar sus primeros pasos a este joven seminarista, próximo diácono. Proveniente de una familia muy religiosa, aprendió la fe gracias a sus abuelos. El testimonio de dos seminaristas, le motivo para pensar en el ministerio sacerdotal. Inició su discernimiento vocacional en enero de 2011 y cursó sus estudios en el Seminario Mayor de Tegucigalpa. Actualmente, está asignado a la parroquia Inmaculada Concepción de Cantarranas y la Villa de San Francisco.

 

CECILIO3 Cecilio Rivera

Nació un 27 de abril de 1988 en Agua Caliente de Linaca, Choluteca. Su papá es Delegado de la Palabra de Dios y su mamá es Catequista. Su bautismo fue en El Calvario de Comayagüela y su proceso vocacional inició en la Basílica de Suyapa. Durante un tiempo de su vida, busco al Señor en otras denominaciones religiosas y luego retorno a la Iglesia Católica. Realizó sus estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa y el ocho de junio, es la fecha de su ordenación diaconal.

 

ABRAHAM4 Abraham Álvarez

La aldea La Trinidad, Sabanagrande es el sitio que le vio nacer. En la parroquia Nuestra Señora del Rosario recibió sus primeros sacramentos. Comenzó su proceso vocacional el 27 de febrero del año 2010 con el padre Carlos Rubio y el 23 de enero del 2011 ingresó al año introductorio del Seminario Mayor. En 2018 concluyó sus estudios eclesiásticos y como seminarista está sirviendo en la parroquia Santísima Trinidad de Vallecillos, Francisco Morazán. Desde el ocho de junio, es diácono.

 

RODOLFO5 Rodolfo Varela

Nació el 16 de noviembre de 1992 en Tegucigalpa. En agosto de 2004 recibe el bautismo y la primera comunión en la parroquia Maximiliano Kolbe. Gracias al testimonio de un sacerdote, se inclina por seguir la vida sacerdotal. Al finalizar su bachillerato en 2010, fue aceptado en el Seminario Mayor. Ingresó un 23 de enero del 2011 y después de ocho años de formación, será ordenado diácono. Durante los últimos meses, ha ejercido su labor pastoral en la parroquia El Calvario de Comayagüela.

A %d blogueros les gusta esto: