Buenas Nuevas

“Yo les doy la vida…”

PALABRA DE VIDA
Sólo en Jesús como Pastor, encontramos la verdadera hermosura humana y espiritual.
Tony Salinas Avery
Sacerdote
Ninguna imagen de la vida humana logró identificarse tanto con Jesús para expresar el amor solícito de Dios como la del pastor. Pero también el movimiento al revés es cierto: nunca Jesús se identificó tanto con una imagen humana para revelar el corazón misericordioso de Dios como lo hizo con la del Buen Pastor. Con esta alegoría de profunda trascendencia, comprendemos que la razón no lo puede penetrar todo; sólo el corazón abierto, acogedor, puede intuir que Dios está explicando todo así mismo a través de Jesús. Los corazones son como el aire, permítanme hacer también esta comparación; el aire puro recibe la luz con una facilidad absoluta; en cambio, cargado de nubes, de nieblas, de polvos, recibe sólo una luz atenuada. De aquí se desprende entonces, que quien haga y mantenga su corazón limpio recibe a caudales la luz de Dios, para comprender su Misterio.
A Dios le gusta hacernos entender las verdades espirituales y morales por similitudes tomadas de las cosas sensibles; es su pedagogía. Ya Jesús nos ha dicho que es la fuente de agua viva, que es la luz del mundo; ahora nos dice aquí: “Yo soy el buen pastor”, símbolo amable que va a desarrollar de manera cariñosa, seductora aún. Mejor y más significativo sería traducir: “Yo soy el hermoso pastor” (poimènhokalos). Efectivamente la imagen nos sitúa en las fuentes de la unidad que le comunica al ser humano su verdadera hermosura, la del amor. Sólo en Jesús como Pastor, encontramos la verdadera hermosura humana y espiritual; sólo en Él encontramos el equilibrio del ser. Sí esto es así, el breve relato evangélico de este domingo nos advierte, que el pastor y las ovejas se describen con sus actitudes respectivas: El pastor conoce las ovejas-ellas escuchan su voz; Él les da la vida eterna-ellas los siguen y no perecerán jamás; Él las recibe del Padre mismo-ellas no serán arrebatadas de la mano del pastor, son don del Padre a Jesús; El Pastor-Jesús es Uno con el Padre-ellas son Uno con Cristo. Todo desemboca en la Unidad.

A %d blogueros les gusta esto: