Editorial

Formación para laicos

Editorial del Domingo 5 de Mayo de 2019
Formación para laicos
Por ello, el laico está llamado a anunciar el Evangelio dando testimonio de una vida de santidad, cimentada en Cristo.

El próximo 15 de mayo se cumplen 28 años de la fundación de la “Escuela de la FE”, creada con el objetivo de dar formación teológica, a los Laicos que se encuentran insertados, en las distintas pastorales parroquiales. El propósito es capacitarles para “que puedan dar razón de su fe”, y sepan ponerse al servicio de la Iglesia, con mayor convicción y esperanza, en la extensión del Reino de Dios.
La formación intelectual y espiritual de los laicos, es una función esencial dentro de la Iglesia. El laico alimentado por la Palabra de Dios y los sacramentos, se identifica con la Persona de Jesucristo, y se convierte por la Gracia divina en profeta, sacerdote y rey.
Por ello, el laico está llamado a anunciar el Evangelio dando testimonio de una vida de santidad, cimentada en Cristo y también a transformar las realidades temporales, sociales y personales, según los criterios de Cristo. Con un acento muy particular, de hacer una opción preferencial, por los pobres y los excluidos. El laico está inserto, en el mundo, como responsable de las realidades familiares, laborales, sociales y culturales, las cuales está llamado a cristianizar. Ya que su actuación en la sociedad no se limita a lo antropológico y sociológico, sino que tiene que definir también una actuación teológica y eclesial, como lo señalara San Juan Pablo II, en su documento post sinodal sobre los laicos. Pero los Laicos, también están obligados a cultivar una fuerte vida espiritual y moral, desarrollando las capacidades necesarias para ser un fiel cumplidor de sus deberes para con la sociedad: Para ello necesita cultivar una espiritualidad laical, que los convierta en discípulos y misioneros, comprometidos con las comunidades en que transcurre su vida, al compartir su amor con Dios y con las personas con quienes conviven.
A brindar esa formación humana, social y espiritual es a lo que apunta el esfuerzo educativo de “La Escuela de la Fe”, y que fue fundada el 15 de mayo de 1991, con una magistral conferencia a cargo del Cardenal Oscar Andrés Rodríguez, sobre la Encíclica de San Juan Pablo II: “Centesimus Annus”. Siguiendo un proceso de “puesta al día”, al comienzo de cada año lectivo, se estudia uno de los documentos más recientes del magisterio de la Iglesia, y luego, durante tres trimestres se sirven temas teológicos, donde se analiza el insondable Misterio del Reino de Dios, y su poder transformador, a partir del fundamento de la Palabra de Dios y la tradición católica, explicitados por el magisterio de la Iglesia.
Son responsables de impartir las clases, sacerdotes especializados en las distintas materias de la Teología, quienes con buena voluntad y celo apostólico, colaboran generosamente con la formación laical, brindando su tiempo y sus conocimientos académicos, con mucha calidad y calidez docentes. Demostrando con el ejemplo de su esfuerzo, su deseo de colaborar en dotar a la Iglesia Arquidiocesana, con un laicado consciente y que sea comprometido. Existe un grupo de personas responsables del funcionamiento de la “Escuela de la Fe”, bajo la conducción entusiasta del Padre Tony Salinas. Cada uno de ellos, ostentan como una condición el haber sido alumnos de la propia Escuela. Y quienes habiendo constatado la gran solidez formativa de las enseñanzas recibidas, se han sentido interpelados a sostener con su colaboración, la continuidad de la obra educativa. Mostrando así con su generosa ayuda solidaria, su amor por la Iglesia.Hasta el momento, son cientos de graduados de “La Escuela de la Fe” quienes están sirviendo en distintas parroquias y movimientos laicales, como colaboradores eficaces de la Pastoral Arquidiocesana, que trabaja incansablemente, para que en Honduras reine un clima de amor, paz y esperanza por un futuro mejor.
El Señor Jesús expresó enfáticamente: “Conoceréis la Verdad……. y la Verdad os hará libres”.

A %d blogueros les gusta esto: