Homilia

“Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla” (Jn. 21, 1-13)

Homilía del Domingo 5 de Mayo de 2019
“Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla” (Jn. 21, 1-13).
Hoy podemos decirle: Señor, deseamos abrirnos a Ti y desafiar la noche oscura… Sin Ti, sin tu Presencia viva no podemos nada.

El Resucitado aparece en el marco incomparable del mar de Tiberíades a una comunidad decepcionada por el escándalo de la cruz. Nunca pensaron que volverían a encontrarse con El. Acaba la noche y las luces primeras del día traen a la playa a estos sufridos pescadores fracasados.
“Estaba ya amaneciendo”, la luz del amanecer coincide con la Presencia de Jesús Resucitado: Jesús es la Luz del mundo, su Presencia es el Día que nos permite vivir nuestra vida con sentido. El Resucitado es como la luz del sol al amanecer que disipa nuestras sombras. Estaba allí cuando comenzó a amanecer, había estado toda la noche, pero no supieron reconocerlo. Ahora, al clarear el día, aparece su silueta en la orilla del mar, es el amor incondicional de Jesús Resucitado. El drama de nuestras vidas es que no sabemos reconocerle cuando El sigue estando presente en la orilla; El es el amigo que se hace visible al amanecer el día.
“Aquella noche no cogieron nada”. Los discípulos habían vuelto a la pesca (después del fracaso de la cruz). Y “aquella noche no habían cogido nada.” La noche representa la ausencia de la luz, que es Jesús Resucitado, y en esa ausencia no podemos nada, sin El todo se hace oscuro. La noche había sido dura y larga en la barca. Habían lanzado la red una y otra vez, para sacarla cada vez más vacía… A veces, en nuestra vida, parece que todo se nos pone en contra y nuestras redes están vacías, nuestras vidas, a veces, están terriblemente vacías.
De repente, se oye una voz: “Muchachos” En la orilla, perciben la silueta de Alguien que les llama: “muchachos, ¿tienen pescado? El término”. “Muchachos… (En griego “Muchachos” (paidion) diminutivo de (país) = niño) está lleno de cariño. Esta expresión les traslada a los tiempos de su juventud: “muchachos” … Y quizá, inconscientemente, a aquel momento en que se sintieron seducidos por El y lo dejaron todo para seguirle.
Jesús les pregunta si tienen algo tienen algo con qué alimentarse. (El alimento de Jesús consiste en llevar a cabo la obra del Padre). Eso es lo que Jesús pregunta a los discípulos.: “muchachos, ¿tienen pescado?”. A esta pregunta, los discípulos responden secamente todos a una: “no”, mostrando su decepción. En la ausencia de Jesús, no pueden realizar la obra del Padre… (“sin mí, no pueden hacer nada”) Cuando nos limitamos a hacer cosas, incluso aunque nuestra jornada esté repleta de actividades, al final, nos encontramos vacíos y desilusionados; nos falta algo, nos falta Alguien. Nosotros también necesitamos preguntarnos: ¿Qué alimenta nuestra vida, ¿Qué la sostiene y llena de sentido mi vida?
Jesús tiene confianza en ellos y les grita: “Echen la red a la derecha”. A nosotros también Jesús nos dice hoy: “Echen las redes”, tomen los medios. Sí, vamos a echar las redes a pesar de nuestras dificultades, de nuestros cansancios, incluso de nuestros desalientos. Sí, aunque sintamos nuestra vida estéril, que hemos trabajado toda la noche y no tenemos nada. Pero hace falta echar las redes en la buena dirección. “Echen las redes a la derecha”. Hace falta cambiar la dirección. Jesús les indica el lugar donde hay que echar las redes, como la orientación… Necesitamos escuchar en nuestro interior la dirección del Espíritu. Si no escuchamos esta buena dirección podemos elegir la parte equivocada.
Para los judíos, el lado derecho es “la bendición de Dios”. Nosotros ¿Somos conscientes de la importancia de elegir bien en nuestra vida? Los discípulos siguen la indicación de Jesús y la red se llena de peces. En nuestra vida pasa igual, cuando hacemos nuestra parte, Dios nos da sobreabundantemente. El milagro no son los peces, son sus corazones transformados, llenos de esperanza.
“Y aquel discípulo a quien Jesús quería, le dice a Pedro: “es el Señor”. Hay que subrayar que el discípulo a quien Jesús tanto quería es el que reconoce la Presencia del Señor. Sólo este discípulo descubre la Presencia del Resucitado y Pedro no; sólo el que tiene la experiencia del amor de Jesús, sólo el que se siente amado de verdad, es capaz de vislumbrar el misterio de esta Presencia: “Es el Señor”. Nuestra tarea es descubrir su Presencia…
“Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua”. Pedro no había percibido la Presencia del Señor Resucitado, (como nosotros a veces), pero al oír lo que le dice el otro discípulo, intuye interiormente su Presencia. Entonces, “se ató la túnica y se echó al agua” para expresar su disposición a dar la vida. Pedro es el único que se tira al mar por ser el único que ha de rectificar su conducta ante Jesús; los demás no se habían resistido como él hasta el final, (negándole tres veces), al amor de Jesús. Su gesto simboliza una nueva actitud ante Jesús. ¿No tendríamos nosotros como Pedro tirarnos al agua, es decir, renovar nuestra confianza en Jesús en esta Pascua?
“Al saltar a tierra, ven unas brasas, un pescado encima y pan”.
En la tierra, lo primero que ven estos discípulos no es a Jesús sino las brasas, el pescado y el pan. Cuando la noche no nos ha dado nada, El nos espera con unas brasas encendidas, símbolo del fuego de su amor. Las brasas, el pescado y el pan, son las expresiones del amor de Jesús Resucitado hacia todos nosotros. Las brasas, el pescado y el pan son también símbolos de la Eucaristía. Sí, la Eucaristía es la señal de su acogida y de su amor a todos nosotros y a todos los seres humanos. El Evangelio termina con la invitación de Jesús: “Vamos, almuercen”. Jesús nos invita a tomar su alimento, la Eucaristía. Este alimento es la muestra perenne de su amor…El resucitado no necesita alimentos, y sin embargo, Él mismo prepara comida para sus amigos y la comparte con ellos. Él se acerca al amanecer para llenarnos el corazón de esperanza, después de tantas noches bregando con las redes vacías.
Hoy podemos decirle: Señor, deseamos abrirnos a Ti y desafiar la noche oscura… Sin Ti, sin tu Presencia viva no podemos nada. Nuestra red sigue estando vacía y no sirve para nada el esfuerzo de echarla una y otra vez… Ayúdanos a trabajar sin cesar por un mundo más justo y solidario. Haz que al amanecer de cada día renovemos nuestra confianza en Ti y el deseo de seguirte siempre.

A %d blogueros les gusta esto: