1PageFlipFides 2019 Arquidiócesis Break Choluteca Comayagua Danli Diócesis En América En el Mundo Homilia Iglesia Juticalpa La Ceiba San Pedro Sula Santa Rosa de Copán Trujillo Yoro

“Acérquense a Dios, conviértanse, abran sus corazones al amor” Cardenal Óscar Andrés Rodríguez

En el tercer domingo del Tiempo Pascual, el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez se dirigió a la feligresía para meditar el pasaje de las escrituras que narra el tercer encuentro de Jesús resucitado con sus discípulos.

Al señalar que los discípulos no reconocieron a Jesús, dijo que “El drama de nuestras vidas es que muchas veces, no sabemos reconocer a Jesús resucitado, cuando Él está presente siempre en la otra orilla. Es el amigo que se hace visible al amanecer el día, es el amigo de Honduras que quiere que Honduras resucite a algo mejor y que no sigamos enredados en el mismo laberinto de intereses personales, que no piensan en nuestra patria sino que piensan en su propio bienestar. Aquellos que roban, que delinquen, que matan, no han recibido a Jesús resucitado, están destruyendo a nuestro país”.

Asimismo, señaló que el anuncio del Evangelio se tiene que hacer con claridad, aunque no lo quieran oír. “¿Cuántas personas son incapaces de hacer el bien? ¿Cuántas personas son incapaces de amar? Viven una vida vacía, aunque la tengan llena de dinero, de mansiones, como las que se descubren ahora en occidente, y que jamás las van a disfrutar. De nada les sirve; el Evangelio lo dice con claridad pero no lo quieren oír, de qué les sirve al hombre ganar todo el mundo si al final pierde su vida” dijo.

IMG_0278Con una voz enérgica, recordó que contra Dios nadie puede  y pidió una conversión sincera, “Ojalá que me escuchen aquellos que están listos para denigrar e insultar, jamás van a llegar a nada por ese camino, jamás van a triunfar por el camino de la violencia. Ya lo decía el apóstol San Pablo “es duro dar coces contra el aguijón” contra Dios no se puede, acérquense a Dios, conviértanse, abran sus corazones al amor, dejen el odio y la maldad, por allí no van a llegar a ninguna parte”

El Evangelio señala que Jesús dijo a sus discípulos que había que echar las redes hacia la derecha y allí se obró el milagro. El Cardenal señaló que “Hay que echar las redes en sentido del amor, de la comprensión, de la misericordia, de la bondad y no seguir inútilmente matándonos unos a otros. Ya debe cesar esas muertes completamente irracionales, por allí no se llega a ninguna parte”.

A todos aquellos que le han atacado por sus palabras les dijo que “Queridas hermanas y hermanos, estamos en un tiempo en el cual  la intolerancia se ha vuelto a tal grado que ya todos quisieran el pensamiento único, entonces se repite lo de la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles. El Sanedrín le prohibió a los discípulos anunciar la verdad, la doctrina. Hoy día, el Sanedrín tiene otros vestidos. Son aquellos que seudo científicos quieren negar la presencia de Dios, son aquellos que movidos por las ideologías no tienen razones y entonces siguen aquella vieja maniobra del marxismo, “cuando no pueden con las ideas, quieren destruir las personas” el Sanedrín manda a azotar a los discípulos, ahora son redes de comunicación que denigran, insultan y se repite la misma historia, los discípulos se retiraron felices de haber padecido aquellos insultos por el Señor Jesús, señores y señoras que insultan, no pierdan su tiempo, dediquense a sembrar positivamente. Algún día se les pedirá cuenta de toda la maldad que siembran, siembren el bien y no nos afectan esos insultos, nosotros como los apostóles estamos felices de padecer insultos por el Señor Jesús, tiemblen y arrepientanse, arreglen sus vidas, vivan vidas con sentido y no haciendo el mal, porque llegará el día que van a arrepentir y a lo mejor va a ser demasiado tarde. Jesús resucitado les ofrece una nueva vida. Aceptenla, enderecen sus vidas, dejen el mal y dediquense a hacer el bien”.