1PageFlipFides 2019 Break En el Mundo Iglesia

La Pascua en Honduras será permanente si globalizamos la solidaridad

El desplazamiento de unas mil 800 personas migrantes del país en la última caravana que salió de la zona norte el pasado 10 de este mes, confirma el refrán popular que “Lo que está a la vista no necesita anteojos”, o sea, una crisis social que requiere la pronta intervención de todos los sectores de Honduras, para que la sociedad pueda levantarse “De entre los muertos”.

Pascua Comprende cincuenta días que transcurren luego de la vigilia pascual. La magna celebración con ocasión de la resurrección del Señor, sobreabunda en el corazón de toda la comunidad cristiana que revestida, según San Pablo, del hombre nuevo en Cristo Vivo “Nueva criatura {es}; las cosas viejas pasaron”- II Cor 5, 17-; y está llamado a ir por todas “las periferias” con el mensaje profético de liberación de los yugos opresores y esclavistas de la sociedad actual en el mundo y que en Honduras no es la excepción. 

Permanente 2
La participación de laicos y el acompañamientos de personas de vida consagrada es apremiante en las comunidades como signo de esperanza

Asumir  La resurrección de Honduras será posible con la vinculación de toda la ciudadanía asumiendo con responsabilidad los deberes que tenemos como hijos e hijas de esta patria, quienes también tenemos derechos que deben ser protegidos y preservados desde el Estado cesando las “Políticas privatizadoras y depredadoras que genera el actual modelo neoliberal, tan deshumizante y excluyente”, dice Armando Orellana profesional de la sociología en Honduras. Una resurrección será posible, agrega “Si la realidad se ve desde términos teológicos”, tal como dice el Papa Francisco, -sostiene Orellana-“No podemos ser indiferente con los pobres”, para eso es necesario hablar de la globalización de la solidaridad, tal como mencionó en su comento San Juan Pablo II, puntualizó Orellana.

Resucitar  conlleva una transformación, así como las mujeres en el sepulcro no reconocieron al Señor; en el caso de Honduras, se necesita una “Transformación radical en el sistema educativo”.  Casa Alianza-Honduras, registra que la falta de oportunidad educativas es “Terrible de cada 100 adolescentes solo hay 31 en las aulas escolares, más de 60 adolescentes se quedan fuera de las aulas de cada año”, No es porque no quieran ir, sino porque no hay suficiente cobertura, expresa Guadalupe Ruelas, Director Ejecutivo de esa organización. En la misma línea de interés Marizela Turcios profesional de la educación, egresada de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM). Ante la interrogante ¿Qué cambiaría de Honduras?, sin más consideraciones responde “El Sistema Educativo Nacional”, necesitamos que sea innovador y que haya espacio para los jóvenes puedan sentirse felices, pues la educación debe servirnos para que seamos felices, para entendernos como seres humanos, “Si la educación no cambia y mejora mis condiciones de vida no está siendo en realidad útil” no es pertinente, de ahí que si me tocará decidir prioridades para cambiar en Honduras yo cambiaría el sistema de educación que tenemos, aseveró Turcios.