2019 Break En el Mundo Iglesia

La Octava de Pascua


El catecismo de la Iglesia Católica en el número 1169 , respecto a la pascua cita que la Pascua no es simplemente una fiesta entre otras: es la “Fiesta de las fiestas”, “Solemnidad de las solemnidades”, como la Eucaristía es el Sacramento de los sacramentos (el gran sacramento). Y continua enseñando que S. Atanasio la llama “el gran domingo” (Ep. fest. 329), así como la Semana santa es llamada en Oriente “la gran semana”. El Misterio de la Resurrección, en el cual Cristo ha aplastado a la muerte, penetra en nuestro viejo tiempo con su poderosa energía, hasta que todo le esté sometido.

En ese mismo sentido, debemos entender que la Octava de Pascua permite repetir que la Resurrección se prolonga más allá del día de Pascua. Está formada por los ocho días que siguen a la vigilia Pascual, hasta el domingo siguiente. En el libro de Levítico 23-26) encontramos una referencia de la práctica de la Octava religiosa con la fiesta de las Cabañas o los Tabernáculos.

Constantino la introdujo en la liturgia católica. Cada año, durante la Octava de Pascua, celebramos la misa con las oraciones del día de Pascua, y los mismos cantos. De este modo, la semana de la Octava de Pascua es como un largo domingo que se prolonga ocho días, en el que cada día es Día de Pascua.

La Congregación Religiosa “Les Augustins de l’Assomption”, sostiene en su sitio oficial que  La Octava de Pascua se trata de la primera semana de la Cincuentena; se considera como si fuera un solo día, es decir, el júbilo del Domingo de Pascua se prolonga ocho días seguidos. Las lecturas evangélicas se centran en los relatos de las apariciones de Cristo Resucitado y las experiencias que los apóstoles tuvieron con Él.