Diócesis San Pedro Sula

La Diócesis de San Pedro Sula evalúa su caminar eclesial

Las disposiciones para el próximo sexenio van sin “autoreferencialidad”.

Cecodi | http://www.Suyapamedios.com
Lo abrazó, es el título del mensaje que el Obispo de la Diócesis de San Pedro Sula monseñor Ángel Garachana Pérez giro a su feligresía con ocasión de la evaluación que se hizo respecto al caminar de la Iglesia Católica en el departamento de Cortés. A continuación compartimos extractos de su mensaje episcopal.

Signo El abrazo es signo de amistad o de perdón. Se abrazan los que se aman, se abrazan los que se reconcilian. Para Jesús, Dios es el “Padre bueno” que nos abraza a nosotros, hijos pródigos o hijos cumplidores de la ley sin amor. Y nos abraza como signo elocuente de su amor entrañable y misericordioso, cita el obispo. La parábola del “Padre bueno” es la mejor imagen y explicación de quién y cómo es Dios que Jesús nos da.

Perdonados Nos perdonamos a nosotros mismos, nos aceptamos a nosotros mismos con nuestras debilidades, egoísmos, agresividades, pecados. Nos cuesta vernos pecadores y aceptarnos sin perder la esperanza o caer en la insensibilidad moral. No queremos el pecado pero, reconocido y perdonado, lo convertimos en motivo de humildad y agradecimiento.

Abrazados Por Dios, Padre bueno, nos lleva a abrazar a quienes nos han ofendido, perdonados aprendemos a perdonar, compadecidos nos hacemos compasivos, reconciliados asumimos el compromiso de la reconciliación. El perdón es un acto de la libertad, que, movida por el Espíritu, no devuelve ofensa por ofensa o mal por mal, sino que permanece en el amor.

Evaluar el caminar de nuestra Iglesia diocesana en los seis últimos años y marcar las orientaciones para el próximo sexenio no queremos hacerlo con una actitud de “autoreferencialidad” que nos cierre en nosotros mismos, en el orgullo por lo bien logrado o en el desaliento por lo mal logrado.

Arraigados Lo realizaremos arraigados en el amor primero y misericordioso de Dios que nos acoge, abraza y acompaña en todo momento y tramo de nuestro recorrido; y lo viviremos como una experiencia de comunión fraterna.

A %d blogueros les gusta esto: