Punto de Vista Reflexión

Christus Vivit

Quiero partir de la expresión del Papa en el número 13 de la Chistus Vivit: “Jesús, el eternamente joven, quiere regalarnos un corazón siempre joven”.

Juan Ángel López Padilla
Sacerdote
Por dónde empezamos? Sinceramente el Papa Francisco no deja de sorprendernos, con su manera sencilla y profunda, de presentar conocimientos con un gran sentido pastoral, de tal manera que da gusto leerlo.
Hablarle a los jóvenes, hoy en día, no es nada fácil. Admitámoslo, ni su lenguaje, ni su cultura, ni su visión del mundo nos son fáciles de alcanzar. No es cuestión de llamarles Millenialls o Centenialls. No es asunto de clasificarlos o meterlos a todos en el mismo costal. La meta es llegarles al corazón. Hablarles no de manera cerebral, pero sin pretender tampoco que son un simple cúmulo de emociones sin sentido.
Papa Francisco, creo que ha logrado, magistralmente, hablarles al corazón. Los ha llamado a vivir, en un mundo al que están acostumbrados a ver muerte. Esa es una genialidad particular, mejor aún, es la pura inspiración del Espíritu Santo.
Pero, no les ha invitado a una vida cualquiera. No se trata de subrayar una especie de supervivencia desencarnada, alejada de Dios, sino al contrario, se proclama una vida siempre nueva, una vida con sentido, una vida en Cristo.
Si me lo permiten, voy a dedicar algunas de las publicaciones de las próximas semanas a comentar este documento hermoso.
Quiero partir de la expresión del Papa en el número 13 de la Chistus Vivit: “Jesús, el eternamente joven, quiere regalarnos un corazón siempre joven”.
En una semana estaremos iniciando la Semana Santa y la tentación de siempre es creer que repetimos acontecimientos del pasado. Como si comenzaremos nuestro camino en una muestra de museo. Quiero pensar que podemos celebrar la Semana Santa con el trasfondo del espíritu de la Christus Vivit. Celebraremos el centro de nuestra fe y con ello renovaremos el mensaje que debe decir algo concreto a nuestro mundo. Predicar la muerte es fácil, eso hacen muchos de los medios de comunicación de nuestro entorno. Nosotros debemos predicar a un Cristo Resucitado, un Cristo que quiere decirle a nuestro mundo que, en Él, hay esperanza.
El Papa insiste en la Christus Vivit que hay que enseñarle a los jóvenes que forman parte de una familia, que son parte de una comunidad, que no están solos. El mejor momento para enseñar esto, es la Semana Santa. Son nuestros muchachos los que en su mayoría forman nuestros coros, los que dramatizan las procesiones, los que cargan las imágenes, los que representan los apóstoles en el Lavatorio de los Pies. Son nuestros muchachos la alegría de nuestras parroquias y deben ser acompañados con la ternura de un Dios que es siempre joven y que quiere involucrarnos, volverlos protagonistas y no simples espectadores.
Necesitamos renovar nuestra pastoral Juvenil, pero eso es “harina de otro costal” y tema posterior.
Quisiera, con estas cortas líneas, animarles a leer el documento. Insisto en lo mismo que el Papa señala: a ratos se dirige a los jóvenes pero el mensaje es para todos. ¡Christus vivit!

A %d blogueros les gusta esto: