2019 En el Mundo Iglesia Noticias

El Papa: “El acceso al agua es un derecho. Se debe acabar con esta injusticia».

El Papa Francisco alentó a cuidar y gestionar el agua “para que no se contamine ni se pierda” con hechos concretos porque el agua “es un bien imprescindible para el equilibrio de los ecosistemas y la supervivencia humana”. Así lo dijo este 22 de marzo con ocasión del Día Mundial del Agua.

A farmer carries buckets of water in Playitas town

El Santo Padre, recordó el eje central de la agenda 2030 para el desarrollo Sostenible, y el lema de esta jornada evidencia que, se percibe en estos días cómo la aridez del planeta se extiende a nuevas regiones , y cada vez son más los que sufren a causa de la falta de fuentes de agua apta para el consumo.

Por este motivo afirma el Papa, “no dejar a nadie atrás” significa comprometernos para acabar con esta injusticia. El acceso a este bien es un derecho humano fundamental, que debe respetarse pues está en juego la vida de las personas y su misma dignidad.

El Papa Francisco afirma que, el trabajo conjunto es esencial para poder erradicar este mal que flagela a tantos hermanos nuestros. Será posible si se unen esfuerzos en la búsqueda del bien común, donde el otro con rostro concreto, tome protagonismo y se coloque en el centro del debate y de las iniciativas. Es entonces cuando las medidas que se adopten tendrán sabor de encuentro y el valor de respuesta a una injusticia que necesita ser sanada.

El Papa Francisco recordando que, todos somos artífices del futuro y la Comunidad Internacional con sus decisiones y trabajos está ya invirtiendo en el mañana de nuestro planeta. Es necesario elaborar planes de financiación como también proyectos hídricos de largo alcance.

Esta firmeza conducirá a superar la visión de convertir el agua en una mera mercancía, exclusivamente regulada por las leyes del mercado. Por ello, el Papa exhorta al Director General de la FAO, a tener presente a los desfavorecidos de la tierra que nos interpelan para poner remedio a la falta de agua en sus países; nos retan también, desde su miseria y límites, a que demos el valor que merece a este bien indispensable para el desarrollo de todos los pueblos.

A %d blogueros les gusta esto: