2019 Arquidiócesis BackUp-Mayo-Junio

Parroquia y Cuasi parroquia ¿Qué diferencias hay?

En la Iglesia Católica existen las administraciones pastorales que se dirigen para delimitar áreas geográficas y comunidades, esto para un mejor pastoreo de Obispos y Presbítero.

En este proceso es donde entran las Diócesis o Vicarías, luego ingresan los Decanatos y zonas y por último, las Parroquias y Cuasi Parroquias, justamente de estas últimas dos es que hablaremos.

IMG_7948

¿Hay diferencia?
Las Parroquias y Cuasi Parroquias tienen ciertas diferencias pero que no las apartan de su función primordial: acompañar al Pueblo de Dios con los Sacramentos. Pero si es evidente que la Cuasi Parroquia se encuentra aún en proceso de dar el salto, esto por la falta de terminación de un templo, la faltante delimitación del área pastoral, un censo confirmado de fieles en la zona, entre otras.

Diferenciar también entre el párroco o cuasi párroco y es que por el nombramiento que el Obispo realiza se le debe llamar como tal, ya que si bien, insistimos con que tienen un solo fin pero tienen pequeñas diferencias que hacen que una Cuasi Parroquia aún no se le quite el »Cuasi», de igual manera con el Presbítero que funge de párroco.

FID_8950

PASOS A SEGUIR PARA CONSTITUIR UNA PARROQUIA O CUASI-PARROQUIA.
Cuando una comunidad o una serie de comunidades tienen el deseo de ser erigidas en parroquia o cuasi-parroquia, se tienen que seguir los siguientes pasos:

2.6.1. Los dirigentes de la comunidad o comunidades, tienen que conocer cuáles son las características numéricas, organizativas y logísticas que se requieren para erigir una parroquia y, si consideran que llenan los requisitos o están dispuestos a trabajar para llenar los mismos, pueden iniciar el diálogo con las instancias competentes.

2.6.2. Normalmente la primera instancia en la que se inicia el diálogo es el Consejo Parroquial. De aquí se recurre al Decanato y, finalmente al Obispado, para obtener el visto bueno, para iniciar el proceso organizativo que, finalmente debería desembocar en la erección de la parroquia o cuasi-parroquia. Si, por diversas razones, resultara muy difícil recurrir a la instancia inmediata, se puede acudir a las superiores.

2.6.3. Antes de obtener el visto bueno, en cada una de las instancias, será necesario que se pruebe:

2.6.3.1. Que se cuenta con el número de miembros mínimo requerido.

2.6.3.2. En caso de que se trate de la escisión de una parroquia ya existente, que se pruebe que con la desmembración, la parroquia de origen no perderá el número mínimo de miembros requerido para mantener el estatuto que tiene.

2.6.3.3. Que se tiene la voluntad y la capacidad de establecer las estructuras pastorales, económicas y administrativas propias de una parroquia.

FID_6373

2.6.4. Una vez obtenido el visto bueno, corresponde al equipo organizador elegido por la comunidad o las comunidades que han solicitado ser erigidas en parroquia, trabajar para que se implementen todas las estructuras organizativas propias de una parroquia. Mientras dura el proceso de organización la comunidad o comunidades siguen formando parte de su parroquia de origen y tienen la responsabilidad de participar en sus instancias organizativas en forma activa.

2.6.5. Cuando se considere que se ha concluido el proceso organizativo, el equipo coordinador presenta un informe detallado al obispo, acompañado de la solicitud de ser erigidos en parroquia o cuasi-parroquia.

2.6.6. Al obispo corresponde entonces enviar copia del informe al Decanato al cual será adscrita la Parroquia y al Consejo Presbiteral. Estas instancias deberán comprobar si cuanto se contiene en el informe se ajusta a cuanto efectivamente existe en la realidad y a cuanto está requerido para ser erigido en parroquia o cuasi-parroquia. Si se considera que se han llenado los requisitos, se emitirá una resolución dando el visto bueno para la erección parroquial. Si se considera que aún se tienen que implementar algunas instancias se emitirá una resolución con recomendaciones. El proceso de diálogo entre el obispo, el equipo organizador de la parroquia, el decanato y el consejo presbiteral proseguirá hasta que se llegue al consenso de que se han cumplido los requerimientos para ser erigidos en parroquia o cuasi-parroquia.

IMG_0757.JPG

2.6.7. Seguidamente compete al obispo erigir la parroquia o cuasi-parroquia. El decreto de erección es precedido por la firma de un pacto celebrado ante el Obispo por los representantes de las comunidades en el que expresan su deseo y compromiso de pertenecer a la parroquia que será erigida, manifiestan su consenso acerca del lugar en el que tendrá su sede la parroquia y se empeñan en apoyar a la parroquia para cumplir su misión. Una vez promulgado el decreto de erección, se hace entrega de los libros de registro sacramental y el equipo organizador se encarga de convocar a los representantes de las comunidades para que se organice el Consejo Pastoral. En ese momento cesa en su existencia el equipo organizador y el Consejo Pastoral asume la responsabilidad de impulsar la consolidación de la organización parroquial.

A %d blogueros les gusta esto: