2019 Break En el Mundo Iglesia

Promueven canonizar a sacerdote paraguayo

La Iglesia Católica en Latinoamérica, podría tener pronto otro santo.

Se trata del Siervo de Dios Julio César Ortellado, Nació el 12 de abril de 1906, un jueves santo, en la ciudad de Caazapá, Paraguay; lugar donde los franciscanos establecieron sus primeras fundaciones durante el domino español. Llamado entre amigos, solamente como Julio; ingresó al seminario en Asunción en febrero de 1921 y continuó sus estudios en Roma.  Fue ordenado sacerdote el domingo 27 de octubre de 1927 por el papa San Pío X.

Padre Julio 3

Por estos días volvió a ser noticia luego de que obispos y miembros del clero paraguayo visitaran su tumba ubicada en la localidad de Ybycuí con el fin de rezar intensamente para que pronto pueda acelerarse su camino rumbo a los altares.“Es importante para ir motivando a la gente. Es una buena manera de motivar a nuestra gente, queremos que se siga peregrinando a Ybycuí, que se visite y conozca la tumba del Padre Julio”, expresó monseñor Celestino Ocampos, obispo de Carapeguá, según fuentes de eclesiasticas “El Padre Julio César Ortellado es un santo para nosotros, pero debemos avanzar todavía con el proyecto de beatificación para que podamos tenerlo en los altares muy pronto”, agregó el obispo, quien también aseguró que tienen en su haber testimonios de personas que han recibido beneficios e inclusos milagros que se deberán ir estudiando y recopilando.

Sobre el siervo de Dios, Julio César Ortellado , se sabe que en cierta ocasión le llamo la atención la pregunta de una señora, la cual asumió con  tranquilidad y serenidad.  “¡Padre yo voy a morir! ¡Tengo miedo, mucho miedo a la muerte! ¡Yo no quiero morir aún! ¡Ayúdame, Padre, ¡ruegue a Dios para que me devuelva la salud!”, le dijo una anciana al padre Julio César Duarte Ortellado. El sacerdote respondió: “Señora, no hay por qué tener miedo a la muerte. La muerte es un bien que nos envía Dios, porque es una liberación para el alma verdaderamente cristiana. Yo también moriré dentro de tres años”. Y precisamente luego de 3 años de esta particular premonición falleció.

Padre Julio 2

Entre las obras más destacadas del padre Julio se recuerda la creación del Hospital de Ybycuí, además del Hogar San José, lugar destinado a niños huérfanos y abandonados.

Por otro lado, bajo su dirección se procedió a la construcción de iglesias y capillas en lugares como Cordillerita, Pereira-cué, Pasó Paré, Palacio-cué, Isla Pa’ũ, Isla Alta, Roaruguá, entre otros.

Pero también tuvo una participación activa en beneficio de su comunidad. Por ejemplo, fue presidente de la Comisión de Fomento y Trabajo de Ybycuí, rol que le permitió reiniciar la reparación de caminos para mejorar la comunicación con lugares alejados.

El padre Julio, quien logró predecir su propia muerte tres años antes, finalmente falleció el 4 de julio de 1943 a la edad de 37 años. Según fuentes eclesiales debido a la enfermedad de Tifus, que adquirió por contagio luego de visitar a un soldado llegado de Asunción.

Su muerte –continúan las relatos- fue sin sobresaltos y “la consternación colectiva fue impresionante”, pues todos valoraban su obra y empeño. En abril de 2013 fue declarado Siervo de Dios.

Paraguay cuenta con un solo santo: San Roque González de Santa Cruz, jesuita criollo fundador de varias misiones y martirizado –junto a otros compañeros misioneros- a manos de los indígenas apostados en lo que hoy es el territorio sur de Brasil.

A %d blogueros les gusta esto: