Homilia

“Bendigan a los que los maldicen, oren por los que los injurian” (Lc. 6,27-38)

Homilía del Domingo 24 de Febrero de 2019
“Bendigan a los que los maldicen, oren por los que los injurian” (Lc. 6,27-38)
Al terminar de contemplar el Evangelio de hoy, quisiéramos tener en cuenta que fue Jesús el que vivió este mensaje de amor plenamente hasta la cruz y en Él, esa manera de vivir, es fruto de su experiencia del amor del Padre.

Estas palabras de Jesús son una gran novedad para nosotros. Son una novedad radical, pero no absurda, pues se fundamenta en el anhelo más profundo del ser humano: la necesidad de amar y de ser amado. Esta es la visión de Jesús sobre la vida humana: el ser humano es más humano cuando el amor está en la base de toda su actuación. Y ni siquiera la relación con los enemigos, es una excepción. Quien es humano hasta el final, descubre y respeta la dignidad humana del enemigo por desfigurada que se nos pueda presentar. El amor a los enemigos, es una actitud específica de los que deseamos ser discípulos de Jesús y está marcado por la gratuidad, como lo está el comportamiento de Dios hacia todos nosotros.
Todos llevamos dentro un germen de orgullo, que, en determinadas circunstancias, se convierte también en odio. El odio a los enemigos es un mal que nos envenena, un impulso negativo que no nos deja en paz. Nunca produce satisfacción sino angustia, tiene un carácter destructivo… A veces, se enraíza en heridas de nuestra sensibilidad o en frustraciones de nuestras necesidades exageradas de reconocimiento, de amor, de ser importantes… Jesús viene a liberarnos de todo lo que nos impide vivir lo mejor de nosotros mismos.
Hoy vivimos una escalada de odio y de violencia en nuestras sociedades. ¿Qué futuro tiene una sociedad, un pueblo, una pareja, una persona que se deja llevar todavía por la violencia o que cultiva el odio o el resentimiento? Hemos olvidado la importancia que puede tener el perdón para la humanización de las personas y el avance de las sociedades y de los pueblos. El perdón liquida los obstáculos que vienen de nuestro pasado y despiertan en nosotros energías nuevas para seguir luchando; reconstruye y humaniza todo, ennoblece a quien perdona y a quien es perdonado. Los cristianos necesitamos redescubrir la fuerza humanizadora, social y política del perdón. Sin una experiencia de perdón las personas, los grupos, las sociedades, quedan sin futuro. El perdón libera, ennoblece y humaniza a quien perdona y a quien es perdonado. Jesús no nos dice que no tengamos enemigos, sino que, si los tenemos, seamos capaces de amarlos.
Necesitamos acoger hoy de nuevo las palabras de Jesús en el Evangelio de hoy: “Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian, bendigan a los que los maldicen, oren por los que los injurian”. Situados en esta perspectiva advertimos que el amor al enemigo no es un dato marginal, sino el sentido y el centro del amor cristiano. Sólo cuando se da sin esperar recompensa, cuando se ama sin que el otro responda, cuando se pierde para que el otro gane, sólo entonces se ha llegado hasta el misterio del amor que se nos revela en Cristo. Vivir esta realidad significaría la única verdadera revolución de nuestra Historia…
Vivimos en una sociedad donde es difícil amar gratuitamente. En casi todo nos preguntamos: ¿Para qué sirve? ¿Qué ganamos con esto? Todo lo calculamos y lo medimos. Nos hemos hecho a la idea de que todo se obtiene pagando y corremos el riesgo de convertir todas nuestras relaciones en puro intercambio de servicios. Pero, el amor, la amistad, la acogida, la cercanía, la alegría interior…, no se obtienen con el dinero. Son del orden de la gratuidad.
A continuación, siguen otras cuatro frases también imperativas; estas frases se sitúan en las circunstancias concretas de la vida: “al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la túnica; a quien te pida, dale; al que se lleve de lo tuyo, no se lo reclames. Son frases gráficas, incisivas. Podemos imaginar el impacto que estas frases producirían en aquellos que escuchaban. En aquella época para los judíos, el mayor agravio era recibir una bofetada…, “El poner la otra mejilla”, no quiere decir que Jesús esté aconsejando resignarse con su suerte, no está predicando la resignación, está invitando a no usar la violencia. Lo que Jesús nos propone a cada uno en nuestras relaciones personales, es que seamos capaces de renunciar siempre al uso de la violencia y en ocasiones incluso, a los propios derechos para mostrar la calidad del amor de los “hijos del Altísimo”. “Tratar a los demás como queréis que ellos os traten”. Esta regla de oro es la manera práctica de vivir el mensaje de Jesús. Como norma de vida es clara, sencilla y eficaz. ¿Cómo nos gusta que nos traten? ¿Qué nos ayuda? ¿Qué nos alegra? Este Evangelio tiene una aplicación todos los días, a todas las horas y en todos los niveles (familiar, social, profesional…). Es fácil ser buenos y educados cuando nos sonríen, nos aplauden, nos reconocen y agradecen. Pero no es tan fácil seguir siéndolo ante cualquier contratiempo de desagradecimiento o desaprobación. Aunque parezca difícil, podremos comprobar que somos capaces de superar nuestros límites y experimentar el amor gratuito, incondicional, sin medida, de Dios.
Las últimas palabras del Evangelio de hoy, “no juzguen y no los juzgarán” necesitamos entenderlas también, a la luz de todo el Evangelio. Nos remiten a la tendencia que tenemos a criticar a los demás, a encontrar defectos en las personas, a mirar lo negativo, incluso, a condenarlo. Jesús nos invita a no condenar. Jesús no condena a nadie. Nadie nos ha nombrado juez de nadie. Jesús no dice que aprobemos todo sin discernimiento, sino que, no juzguemos ni condenemos a nadie. Lo que Jesús propone es un camino nuevo de amor y de esperanza.
Al terminar de contemplar el Evangelio de hoy, quisiéramos tener en cuenta que fue Jesús el que vivió este mensaje de amor plenamente hasta la cruz y en Él, esa manera de vivir, es fruto de su experiencia del amor del Padre. Este mensaje sólo es posible vivirlo si hemos descubierto la belleza de Cristo, su manera única de amar, de perdonar, de encontrarse con los demás, de curar la vida y de alegrarla. Que nuestras vidas sean un canto a esta belleza que se nos revela en el Evangelio de Jesús.
Nuestra oración hoy puede ser hacer nuestras las palabras de San Francisco de Asís: “Señor, haz de mí, un instrumento de tu paz. Donde haya odio, que yo ponga amor. Donde haya ofensa, que yo ponga perdón. Donde haya discordia, que yo ponga unión. Donde haya tristeza, que yo ponga alegría”.

A %d blogueros les gusta esto: