Sin categoría

¿Cómo afrontar el cáncer en un hijo?

Algunas de las reacciones más comunes tras escuchar que un hijo ha sido diagnosticado con cáncer son:

  • Conmoción
  • Incredulidad y negación
  • Miedo
  • Culpabilidad
  • Tristeza
  • Depresión
  • Enojo
  • Agobio
  • Ansiedad

El principal objetivo al tratar a los niños con cáncer es curarlos. Esto es lo prioritario, aunque aparezcan efectos secundarios no deseados como consecuencia del tratamiento. Afortunadamente, muchos medicamentos y terapias pueden hacer que los niños estén más cómodos mientras reciben tratamiento contra el cáncer.

niño-cancer

Tratamiento

En lo posible, los niños deben participar en su propio tratamiento contra el cáncer. Hable con su hijo en un lenguaje que pueda comprender y explíquele las características del tipo específico de cáncer y sus efectos. Sin embargo, cuando el cáncer afecta a niños pequeños (menores de 4 años) tal vez sea suficiente con explicarles simplemente que están «enfermos» y necesitan «medicamentos» para mejorar. Sin importar la edad del niño, el objetivo es prevenir el miedo y los malentendidos.

Ayuda

Muchos niños tal vez se sientan culpables, como si el cáncer fuese en parte por su culpa. Los psicólogos, trabajadores sociales y otros integrantes del equipo de tratamiento contra el cáncer pueden ser de gran ayuda para tranquilizarlos y ayudarlos a hacer frente a sus sentimientos.

nino-con-cancer-y-su-papa-en-fundevida-cartagena_1209470_20190127112522

Consejos

  • Usar el apoyo por parte de los trabajadores sociales, consejeros, enfermeras, psicólogos y médicos.
  • Apoyarse en los familiares y amigos, hablar con ellos o dejarles que le ayuden con las tareas domésticas.
  • Usar o aprender estrategias para reducir la ansiedad o la tensión, tal como hacer ejercicio, escuchar música o escribir en un diario.
  • Buscar fortalecerse a través de prácticas espirituales o religiosas, y buscar la asesoría de pastores, ministros u otros integrantes del clero.
  • Hablar abiertamente sobre el temor y la ansiedad con el equipo de profesionales contra el cáncer.
  • Cuidar de sí mismos: comer bien, descansar y tomar un tiempo para despejarse.
  • Tomar control de las decisiones que involucren a su hijo tanto como sea posible.
  • Expresar el enojo de una forma saludable, ya sea en un lugar privado para desahogarse, como gritar y llorar.
  • Hablar con otros padres de niños con cáncer.
  • Aprender cómo cuidar del hijo y a responder todas sus preguntas.
  • Estar consciente que usted no pudo haber hecho nada que haya resultado en el cáncer del hijo.

 

A %d blogueros les gusta esto: