1PageFlipFides 2019 En América Iglesia

Conozca al cardenal de los 100 años y los 7 papas


cardenal-castrillon.jpgSe trata del Cardenal colombiano José de Jesús Pimiento Rodríguez, que en 7 días, cumplirá 100 años. Fue elegido para el cardenalato hace cinco años y ha servido en la Iglesia durante 7 pontificados. Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco, y según afirma, con Pablo VI fue el que tuvo más cercanía.

“Con él fui muy cercano porque trabajé en la reforma del Concordato. El Papa me recibía con mucho cariño, me daba muchos consejos y nos hicimos amigos, yo lo frecuentaba mucho. En un sínodo en el que participé, encontré en la sede de la sala una tarjetica que decía: “Su Eminencia Reverendísima Cardenal José de Jesús Pimiento” –la tengo todavía– y me dije, ‘¿esto qué significa?’ Yo era arzobispo de Manizales. Esto no tiene sentido. La guardé, no pregunté nada, no sucedió nada. Entonces me dije, el Papa quiso nombrarme, algo hubo por ahí y no sé qué pecado habré cometido que no resultó”. dijo en entrevista a un medio local.

Este arzobispo es muy bromista, cuando le consultaron si 100 años son muchos o pocos, dijo que “Dicen que Matusalén cumplió 900, pero sin saber cómo eran las cuentas en ese tiempo, puede que hayan sido 90 no más. No sabe uno. En todo caso, larga o corta, la vida es un don de Dios, y a cualquier edad hay que mirarla como un regalo del Señor”.

El Cadenal Pimiento señala que le ha tocado una vida difícil, “Desde mi nacimiento fui raquítico. Una hermana de unos sacerdotes muy importantes en mi diócesis, y a donde me llevaron mis hermanos, dijo, “ese muchachito no se cría”. Proviene de una familia pobre, “Mi papá era de Barichara, como mi mamá, y los desterraron por persecución política, y entonces fueron a parar a Zapatoca, pero como pobres. El cura los patrocinó dándoles un trabajo de albañilería, y así construyeron un barrio para San Vicente de Paúl como servicio a los pobres”.

Desde pequeño, lo llevaban a la Eucaristía y aunque no comprendía porque era en latín, eso fue marcando su camino vocacional. A los 36 años, ya fue ordenado Obispo y señala que siempre ha sido muy tímido pero obediente sobre todo, “Por obediencia al Papa Pío XII acepté. Primero como auxiliar”. Le tocó vivir el Concilio Vaticano II y allí comenzó su amistad con San Pablo VI.

Ante la pregunta si le tiene miedo a la muerte, este simpático cardenal afirma que “El miedo normal de todos. La muerte es el encuentro con el Señor y por tanto no debe uno temer. Eso predico. Pero, como la carne humana es tan frágil, pues a mí sí me da susto de cómo me va a pasar, porque no sé si voy a morir de repente, eso sería lo mejor, lo más grato porque no siente uno nada, pero puede ser que muera como un inválido, con alguna enfermedad bien chocante, y entonces a eso le tiene uno como miedo. Pero no al encuentro con Él, que es la maravilla. Y entonces ya me he ido curando bastante de ese miedo; no me lo puedo quitar, pero ya se me ha vuelto como una confianza en que no va a ser una cosa atormentada, sino algo con luz”.