2019 Break Educación Familia Homilia Iglesia Opinión

El Papa destacó la figura de Don Bosco como modelo de sacerdote


En el día en que la Iglesia celebra a San Juan Bosco, el Papa entrelaza sobre su figura la homilía de la Misa matutina en Casa Santa Marta. Su exhortación es que los sacerdotes no sean funcionarios sino que tengan el valor de tener ojos de hombre y de Dios hacia el pueblo.

Francisco recuerda que el día de su ordenación, la madre, una humilde campesina, “Que no había estudiado en la facultad de teología”, le dijo: “hoy comenzarás a sufrir”. Que  subrayar una realidad, pero también llamar la atención, porque si el hijo se hubiera dado cuenta de que no había sufrimiento, significaba que algo no estaba bien.

“Es una profecía de una madre”. Una mujer sencilla con un corazón lleno de espíritu. Para un sacerdote, por tanto, el sufrimiento es un signo que las cosas están bien, pero no para que “haga el faquir”, sino por lo que hizo Don Bosco, que tuvo el valor de mirar la realidad con los ojos de un hombre y con los ojos de Dios.

“Él dice el Papa Francisco vio en esa época masónica anticlerical”, de una aristocracia cerrada, donde los pobres eran realmente los pobres, la brecha, vio a esos jóvenes en las calles dijo no puede ser.

“Miro con ojos de hombre, un hombre que también es hermano y padre, y dijo: ¡pero no puedes ser así! Estos jóvenes quizás acaben con Don Cafasso, en la horca… no puede ser así”, y se conmovió como hombre y como hombre empezó a pensar en caminos para hacer crecer a los jóvenes, para hacer madurar a los jóvenes.

elpapaenscasasantamarta.

Caminos humanos. Y entonces, tuvo el valor de mirar con los ojos de Dios e ir ante Dios y decirle: “Pero, déjame ver esto… esto es una injusticia… qué se hace ante esto… Tú creaste a esta gente para una plenitud y ellos viven una verdadera tragedia…”. Y así, mirando la realidad con el amor de un padre – padre y maestro, dice la liturgia de hoy- y mirando a Dios con los ojos de un mendigo pidiendo algo de luz, comienza a trabajar”.

Por tanto, el sacerdote afirma el Papa- debe tener “estas dos polaridades”: “mirar la realidad con los ojos de hombre” y con “los ojos de Dios”. Y eso significa pasar mucho tiempo frente al tabernáculo.

A %d blogueros les gusta esto: