Entre Café...

“Lloré muchas veces, pero logré salir adelante y cumplir mis sueños»

Deportista, con muchas facetas para el arte, un hombre entregado por su familia, ha pasado varias dificultades pero logró llegar al salón mundial de la fama del taekwondo , siendo un exponente de Honduras en esta disciplina.

Con su sonrisa que lo caracteriza lucha cada día por dar lo mejor de sí, él es Miguel Ferrera un fiel respetuoso y con un gran amor por su madre y
su hermana. Desde muy pequeño mostró el interés por el deporte en especial por el taekwondo y hoy ha llegado obtener varias medallas para el país, además es también gran apasionado por las artes como cine, teatro y música.

¿Cómo fue en su etapa de niño?

Fui un niño súper inquieto, mi mamá tuvo muchos problemas conmigo porque tenía mucha energía, sin embargo a través del deporte mi madre pudo canalizar todas esas inquietudes y poco a poco me fui tranquilizando, fui un chiquillo muy feliz, no tengo malos recuerdos de mi infancia, tuve una niñez muy bonita y muy lindos recuerdos.

¿Cómo ha influido su madre en su vida?

Ella es todo para mí, la persona que yo soy es gracias a ella, lo bueno, lo malo que es Miguel Ferrera, como hijo, como hombre, como ser humano es gracias a esa señora, ella representa todo lo que yo soy todo lo bueno de mí es ella. Mi mamá me dijo un día “dale nosotros te apoyamos, siga su sueño, continúe esforzándose” y gracias a ella, hemos llegado alcanzar las metas.

¿Qué significó para Miguel llegar a recibir ese primer sueldo de 40 lempiras?

Ver el rostro de mi hermana que era tan solo una bebé y un plato lleno de comida para mi mamá, era todo lo que yo quería, pero era tan difícil la situación económica, mi madre no le ajustaba. Pero un día decidí bajar al
mercado los dolores y pedí trabajo y unas señoras me decidieron dar algunas asignaciones, yo era tan solo un niño, pero de esa responsabilidad obtuve 40 lempiras y con eso lleve comida a mi casa, yo feliz, pero mi madre me reclamó de donde había sacado ese dinero, no recibí felicitaciones de ella por mi labor, pero sé que ese día pudimos comer rico gracias a mi primer salario.

¿Por qué elige el taekwondo?
Me gustan los deportes, pero mi pasión eran las artes marciales, pero llegó a la disciplina del taekwondo sin saber nada, y es ahí donde empiezan los retos. Después de duras practicas me gradué de cinturón negro y ese es el principio y dije quiero pertenecer al equipo nacional, en ese entonces tenía 12 años y solo eran deportistas mayores y debía competir contra ellos. Mi sueño y retos siguieron me enamore del taekwondo a tal grado que a los 15 años me corono campeón centroamericano de este deporte.

Me enamore del taekwondo a tal grado que a los 15 años me corono campeón centroamericano de este deporte.

¿Cuál es su otra pasión?
Me gustan las artes, en mi familia siempre se ha dado la línea artística. Pero como siempre mi madre por lo inquieto que era me mantenía ocupado y me metió a cursos libres en la Escuela Nacional de Música, esto da pie para que un día conociera a Mauricio Medina, director de teatro, fui su alumno en un taller, y es ahí que surge un proyecto teatral y fue como mis primeros pasos en el escenario. Luego me decido a lanzar una canción, eso gracias a que hay gente que ha creído en mis locuras y hoy tengo la fortuna de pertenecer a una compañía que apuesta por el arte cinematográfico.

¿Cuál es el mayor milagro que le ha realizado Dios? 

Hace años fui víctima de un secuestro exprés, me sacaron de mi casa, me subieron a un carro y me llevaron, eran varias personas que yo en mi vida había visto, todos estaban armados diciéndome que me iban a matar. El propósito de ellos era robar dinero de las tarjetas de crédito. Estuve varias horas secuestrado, pensé que me matarían, pero no perdí la calma, hablé con Dios le entregue a mi familia. A pesar que uno de los secuestradores repetía hay que matarlo, ese hombre de repente se fue sin decir nada y vino otro y me dijo “contá hasta 50 y te vas”. Desde ese episodio no volví a usar tarjetas de crédito.

A %d blogueros les gusta esto: