2019 Familia Sin categoría Testimonios de Fe

12 propósitos de fe para año nuevo

Todo mundo se hace propósitos para inicio de año, no es mal momento para empezar a corregir errores, cumplir metas y hasta acercarse mas a Dios. Es por eso que aquí le dejamos una lista de propósitos espirituales que pueden ayudarle a su vida Cristiana de la mano del creador y de la fe.

1. Acérquese más a Dios: Sin Cristo, nada podemos hacer. Es importante aumentar nuestro tiempo de oración y participar de manera más consciente en los sacramentos.

2. Confíe en Dios: Abra su Biblia y léala. Deje de cuestionar cada oportunidad. Este año confíe más en Dios, acepte lo que te envía y actúa en consecuencia.

3. Deje de murmurar y criticar a los demás:  Haga el propósito de que al sentir la tentación de criticar a alguien, cerrar la boca, ver  qué debemos dejar de hacer o que debemos comenzar a hacer.

4. Sea portador de ayuda y genere cambios: Haga el firme propósito de que cada vez que algo nos parezca malo, pensemos cómo ayudar para corregirlo o cambiarlo y actuemos en consecuencia.

5. Deje de ofenderse por todo:  Desarrolle la virtud de la mansedumbre. Además de vivir en paz con los demás, seremos bienaventurados y heredaremos la tierra que el Señor nos tiene prometida.

8. Sea limpio de corazón: Comprometámonos a mantener una diversión sana, conversaciones en la línea del respeto y un humor blanco que siempre divierte sin ofender ni contrariar a nadie más.

9. De más tiempo a su familia: Este año fijemos bien nuestras prioridades: Dios, familia y trabajo. En ese orden. El resto, Dios nos lo dará por añadidura.

10. Disfrute más la vida que Dios le da: Disfrute sus ratos de enfermedad, tristeza, alegría, logros, desafíos y hasta para acercarse más a Dios. Que este sea uno de sus propósitos más firmes para este año. Pues así vivirá en paz, llenos de gozo y siendo infinitamente agradecidos a nuestro Dios.

11. Bajar de peso:  Haga pues el propósito para este año, de declara la guerra a la gula que nos ha esclavizado. Dejar atrás este pecado y mejorar la salud del cuerpo que Dios nos ha dado.

12. Ser Portadores de la Bendición de Dios: Sea portador de las bendiciones de Dios para los demás: con nuestro tiempo, con nuestra ayuda, con nuestras manos, con nuestros labios y con nuestros bienes materiales.

A %d blogueros les gusta esto: