Actualidad Sin categoría

Monigotes listos para ser quemados en cierre de año

Año Viejo es un monigote que representa básicamente el año que termina, elaborado con ropa vieja, cartón o papel, relleno de aserrín, paja y con frecuencia con artefactos pirotécnicos, para ser quemado a la medianoche del 31 de diciembre, víspera del año nuevo.

En el territorio hondureño, esta tradición ha ido cambiando, ya que la ciudadanía busca resaltar un hecho, acontecimiento u figura pública, política o de otro ámbito, que ha ido marcando en la historia del Estado.

La elaboración de los monigotes o años viejos, se desarrolla por personas de todas las edades, utilizando ropa e instrumentos que ya no se utilizaran en el próximo año, escenario que a las 12 de la media noche del 31 de diciembre, será esperado en los diferentes barrios y colonias del territorio Nacional.

Un año viejo bien elaborado tarda entre tres a cinco días, según la temática y el mensaje que se quiere dar a conocer, en este caso exigiendo al gobierno de la Republica, ante el incumplimiento de los derechos Humanos.

Tradición que continuara a pesar de existir una prohibición en la venta de pólvora. El cuerpo de Bomberos, afirma que con la quema de monigotes los incendios incrementan en la temporada de fin de año.

La tradicional quema del monigote de Año Viejo en Honduras, es una importante celebración  popular de nuestro país. Anualmente propicia la reunión familiar, el esparcimiento en comunidad y la renovación de la esperanza del pueblo que intenta borrar el pasado y comenzar un nuevo año con mayores y mejores deseos de prosperar.

A %d blogueros les gusta esto: