1PageFlipFides 2018 Adviento Arquidiócesis Break Choluteca Comayagua Danli Danli Diócesis En América Iglesia Juticalpa La Ceiba Navidad San Pedro Sula Santa Rosa de Copán Trujillo Yoro

Mensaje de la Conferencia Episcopal de Honduras para esta Navidad


La Conferencia Episcopal de Honduras emitió un mensaje con motivo de la última reunión que sostuvieron este mes en la ciudad de Juticalpa. En esta misiva, invitan a la feligresía a una conversión en torno a los pobres, para vivir una auténtica Navidad, ya que “Será verdadera Navidad si nos convertimos a los pobres al contemplar a Jesús en un pesebre, pues él, “siendo rico se hizo pobre por nosotros para enriquecernos con su pobreza” (2 Corintios 8, 9)cathopic_1543871246254937

A continuación, lee el comunicado íntegro de este mensaje

“Se ha manifestado la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor por los hombres” (Tito 3,4)

Reunidos los miembros de la Conferencias Episcopal de Honduras, en la ciudad de Juticalpa, queremos dirigirnos a todo el pueblo de Dios para compartir nuestros sentimientos y deseos ante la proximidad de la celebración de Navidad.  Lo hacemos desde la actitud más propia del Adviento que es la esperanza; porque por muchos problemas que vivamos en Honduras, la esperanza es lo que nos permite ver el futuro de nuestra patria con la fe puesta en el amor fiel que Dios nos ofrece por medio de su Espíritu que nos guía siempre.

Al desearles feliz Navidad, lo hacemos con la confianza de que esta palabra, “NAVIDAD”, provoque en cada uno de ustedes, en sus familias y en sus Comunidades de fe, un renovado y profundo encuentro con el Misterio de la Palabra que “se hizo carne y acampó entre nosotros”.  Y así, al celebrar el Nacimiento de esa Palabra que es Jesús, poder proclamar con el evangelista Juan: “hemos contemplado su gloria”, y creemos que en él está “la plenitud de amor y lealtad” (Cfr. Juan 1, 14)

Iluminados por esta Luz que brilla en medio de las tinieblas, pidámosle que nos ayude a ver con mayor claridad el camino a seguir, puesto que es tan importante como la meta a alcanzar.   Inmersos como estamos en una sociedad llena de confusión debido a tantos conflictos no resueltos, a tantos pobres no atendidos, y a tantos derechos conculcados, la Luz que es Jesús, nacido en Belén, nos permite ver con mayor claridad si como cristianos hemos sabido seguir por el Camino que él nos mostró con su ejemplo.  En este año que pronto va a concluir, hemos visto a la mayoría del pueblo luchando por defender sus derechos a la salud, la educación, la vivienda, el trabajo y también por la defensa de esta Casa Común, que es nuestra tierra, de la que todos dependemos.  Es necesario revisar si como Iglesia hemos sabido ser parte de estas nobles luchas.

La Luz del Niño Dios nos sigue iluminando, sobre todo, en el camino hacia un futuro mejor y nos hace vislumbrar posibles pactos globales en favor de la población migrante que puedan concretarse en verdaderos compromisos tanto por parte de los gobiernos como por parte de las instituciones llamadas a defender el derecho a emigrar y también el derecho a no verse obligado a emigrar. También nos ilumina la Luz de Jesús para que los jóvenes encuentren cómo crecer no solo en sus capacidades, sino en la posibilidad de crear las oportunidades que la sociedad no les ofrece.  Oportunidades no sólo para labrarse un porvenir, sino para hacerse verdaderos servidores en una sociedad donde el individualismo quiere ganar terreno.

Será auténtica nuestra Navidad si redoblamos el amor en nuestra familia de modo que se convierta en hogar permanente de la presencia de Jesús.

Será verdadera Navidad si nos convertimos a los pobres al contemplar a Jesús en un pesebre, pues él, “siendo rico se hizo pobre por nosotros para enriquecernos con su pobreza” (2 Corintios 8, 9) Y esa conversión nos lleve a compromisos de auténtica ayuda para quienes la Navidad es tan solo una oportunidad de que se agudice su dolor y su soledad.

Será Navidad si al contemplar al recién nacido en Belén renovamos en nosotros el amor a la vida que nace y el dolor por la vida que no dejamos nacer.

Será Navidad de verdad cuando con los ojos del corazón podamos contemplar a la gente que va y que viene con regalos y comida y podamos verlos sin envidia, con mirada de hermanos que somos en Jesús, el Señor, porque así es como nos mira a nosotros el Niño Dios desde su cuna.

El Papa Francisco escribe: “Navidad eres tú cuando decides nacer de nuevo cada día y dejar entrar a Dios en tu alma…. Eres también luz de Navidad, cuando iluminas con tu vida el camino de los demás con la bondad, la paciencia, alegría y generosidad… Navidad eres tú, cuando la bondad está escrita en tus manos…”

Finalmente, damos gracias a Dios porque al iniciar el año nuevo 2019, tendremos en nuestras tierras Centroamericanas la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud y la visita para esta ocasión del Papa Francisco.

Que nuestra felicitación y deseos para esta Navidad llegue a todos ustedes de la mano bondadosa de María, la Madre del Salvador.

Juticalpa, 19 de diciembre de 2018.

CONFERENCIA EPISCOPAL DE HONDURAS