Entre Café... Sin categoría

 “Siendo bombero logré cumplir mi sueño de ser doctor, pero sin el título”

Una de las instituciones que siempre está presente en diferentes actividades de emergencia es al Benemérito Cuerpo de Bomberos, este organismo cuenta con gran cantidad de héroes que muchas veces arriesgan su vida por salvar la de otras.

Y este es el caso de un hombre que en su tiempo libre fue taxista, trabajó como vendedor y lo que fuera un trabajo decente, hoy es el Inspector General del Cuerpo de Bomberos, con el grado de Teniente Coronel de esta loable institución y él es Marco Antonio Artica.

¿Quién es Marco Artica?

Vengo de una familia extensa soy el número cuatro de nueve hermanos, nativo de Tegucigalpa y por invitación de un tío llego al Cuerpo de Bomberos la que hoy es mi segunda casa, donde paso la mayor parte de mi tiempo.

¿Cómo fue su niñez?

Muy divertida pero con mucho trabajo, desde niño inicie a ayudarle a mis padres, éramos varios hermanos y debíamos colaborar para llevar ese sustento a casa, pero eso me enseñó a ser responsable. Mis padres por su situación económica no me siguieron dando mis estudios y ahora adulto me ha tocado seguir estudiando y eso me hace más feliz.

¿Cuál fue su gran sueño?FID_3091

Mi ilusión de niño era ser médico, pero la situación económica de mis padres no me permitía estudiar esa carrera. Por cosas que Dios le tiene ya estipulado a uno, no obtengo el reconocimiento de médico, pero logro cumplir ese anhelo ya que hoy que soy miembro del Cuerpo de Bomberos, realizó esta profesión sin tener el título, aquí me ha tocado atender partos, realizar diferentes primeros auxilios, entonces resumo ese sueño se me cumplió.

¿Cómo llega al cuerpo de Bomberos?

Un familiar que era miembro de la institución me llevó a ser voluntario  a los 14 años y estuve desde 1979 hasta 1989 y después me gustó y me dieron obligaciones y esa labor de servir me fue agradando al grado que me asignaron más tareas y me contrataron ya devengando un salario de 395 lempiras.

 ¿Cuantos años de ser parte de esta Institución?

Hoy tengo ya 39 años de ser parte del Cuerpo de Bomberos, he ido escalando con la ayuda de Dios, es mucho esfuerzo pero hoy soy Teniente Coronel y en un puesto que muchos anhelamos, pero esto es gracias al creador y de la familia que logran entender cada misión que nos toca emprender en la que nos aislamos muchos días.

¿Dónde ha visto la mano de Dios en su vida?

Fue en el año 1993 una Navidad, yo estaba asignado a la estación en Siguatepeque y recibo una llamada que mi casa se me estaba quemando, yo quería volar y estaba a kilómetros de distancia y las llamadas que lograba hacer las respuesta era “adentro están dos niños y son sus hijos y uno creo está carbonizado” yo no sabía que hacer, era de noche, lloré de impotencia, salí de la oficina y en la calle  me dieron jalón y llegó a casa y por la gracia de Dios mis hijos estaban a salvo junto a mi esposa, el que se había quemado era el hijo de una vecina, fue muy difícil mirar esa escena.  “Pero ahí entendí que el amor de Dios es inmenso, porque hubiera sido más difícil ser bombero y no poder salvar la vida de tus hijos.

¿Cuál ha sido el mayor reclamo de su familia?

Estar en esta institución de socorro me ha dejado varias anécdotas, y reclamos de mi familia, recuerdo el caso de los mineros en el sur del país, ahí me tocó estar incomunicado por cuatro días y cuando logro hablar con mi esposa sus palabras fueron “usted sabe la angustia que tenemos que se puede quedar aterrado, los familiares de los mineros están preocupados lo sabemos, pero nosotros sus hijos y su madre también sentimos y usted no da señales”.

¿En su tiempo libre fue taxista?

Yo ocupaba tener un poquito más de dinero para sustentar a mi familia, y en las horas libres fuera de la institución me quitaba el uniforme y me ponía mi ropa cómoda y agarraba el taxi, con ese sueldo extra lograba llevar otra entrada de dinero a mi hogar, pero tuve que renunciar a ese agregado monetario, no porque hoy me sobre, si no porque ahora es más peligroso y tengo más asignaciones.

¿Su mayor reto como bomberos?

Poder servir cada día de la mejor manera e inculcarle a los futuros bomberos que esta profesión es una vocación no es un lugar donde se refugia cuando en otro lugar no encuentra una oportunidad laboral.

A %d blogueros les gusta esto: