2018 Break Sin categoría

¿Cómo se construyó el magnífico nacimiento de El Vaticano?|

Este día en la Santa Sede se ha encendido el árbol de Navidad y además, se ha develado el ”Belén” que en esta ocasión está elaborado con elementos especiales y poco tradicionales para la temporada.

El pasado 22 de noviembre se alzaba una pirámide de arena de más de 1.000 metros cúbicos. A partir de ella, un equipo de escultores iban a esculpir sobre ella una Natividad para el Papa Francisco. Su nombre: “Sand Nativity” (“Nacimiento de Arena) El Nacimiento comenzó a hacerse desde arriba a partir de la figura del Ángel.

Hasta allí se ha subido el escultor ruso Ilya Filimontsev, con arnés y equipado como un montañero profesional. Junto a otros dos escultores, forman el equipo llamado “Sultans os sand” (“Sultanes de la arena”) Todos ellos han conseguido terminar el Nacimiento en poco más de 10 días. El director de la construcción ha sido el estadounidense Richard Varano. Richard es un aficionado confeso de los castillos de arena desde niño y ha diseñado este Belén, que tiene un pesebre de 16 metros de largo, cinco de altura y seis de profundidad.
NACIMIENTO VATICANO 2018 2

Así se ha construido el Nacimiento de Arena que le han regalado al Papa Francisco

El escultor ruso, Ilya Filimontsev, ha comenzado a trabajar en la figura del Ángel en la parte más alta. Después de él, la holandesa Susanne Ruseler, ha sido la encargada de proseguir con los pastores. Radovan Zivny, de la República Checa, ha hecho a los Reyes Magos. La simetría de la obra ha sido cuidada al detalle, y es que todas las figuras tienen una altura de dos metros. Por último, Filimontsev ha concluido con el esculpido de la Natividad.

El artista checo ha afirmado que es una “oportunidad única” trabajar en la Plaza de San Pedro, tan cerca de obras de genios como Miguel Angel, Rafael y Bernini, y en un clima de gran espiritualidad.

NAVIDAD VATICANO

La Arena
La arena con la que se ha llevado a cabo la representación del Nacimiento de Jesús para el Papa es una arena peculiar. Está extraída de la cordillera de las Dolomitas, que se extiende por cinco provincias italianas. La curiosidad es que, al compactarse, queda como el mármol. Sobre ella, se ha podido esculpir y no ha sido necesario agregarle ningún componente extra.