2018 Adviento Break En el Mundo Iglesia

Suyapa Medios transmitirá desde Roma en Adviento.

El adviento es un tiempo litúrgico que nos propone la Iglesia como de preparación, pues sería inapropiado presentarnos sin el traje adecuado al banquete que hemos sido invitados; pues no sea seamos echados fuera que tal como dice el evangelista Mateo: “Entre el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda, le dice: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?” Él se quedó callado. Entonces el rey dijo a los sirvientes: “Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes.”- Mateo 22, 1-14-.

“Es por eso y muchas cosas más”, como dice un canto de la época, que Suyapa Medios, le invita a participar de cada una de las transmisiones que desde la Santa Sede, se van a transmitir esta primera y segunda semana de adviento.

Encendido de árbol I
Un abeto rojo gigante de los bosques del nordeste de Italia, fue instalado en la plaza de San Pedro y será iluminado con un sistema de bajo consumo a partir del 7 de diciembre.

Además de la reflexión del ángelus y la audiencia general, este Viernes 7 de diciembre-9:30 de la mañana- en directo desde la Plaza San Pedro, transmitiremos el encendido del árbol de navidad, su significado y transcendencia en la vida de los cristianos.

MISA GUADALUPE ROMA I
La celebración de la Virgen de Guadalupe es animada por un coro latinoamericano y es pronunciada en español.

Y la otra semana,- miércoles 12- en una solemne celebración desde la Basílica San Pedro, el Papa Francisco preside la Santa Eucaristía con ocasión de festejar el día de la Virgen de Guadalupe. Junto al pueblo mexicano en Roma y en señal en directo a partir de las 11:00 de la mañana, Suyapa Medios llevará hasta su comodidad esta festividad latinoamericana.

En su casa, en la oficina; donde se encuentre podrá participar a través de las redes sociales de Suyapa Medios; de cada una de estas celebraciones que nos ayudan a prepararnos para participar dignamente del banquete al que somos invitados en cada una de las cuatro semanas que anteceden al banquete litúrgico de la Navidad.